Daños colaterales

Respuesta a un lector que nos cuestiona sobre Grecia y la barbarie yihadista

Recibimos una carta, en extremo respetuosa, de Juan Francisco Ríos Cambre, en la que nos expresa su rechazo a comentarios sobre la deuda griega y el tema de los yihadistas del grupo así llamado “Estado Islámico”, que hemos hecho en este  espacio.

   Nos dice Ríos Cambre que “las políticas populistas de los gobiernos socialistas europeos son las culpables de la crisis financiera europea. Esa manía de los izquierdistas de financiar a las clases menos favorecidas sin preocuparse por el endeudamiento de sus Estados, en el caso de Europa y Brasil, y Venezuela, y Ecuador, es lo que está deteniendo el crecimiento económico del mundo. (...) Como ocurre en cualquier economía familiar, si adquiero una deuda, la tengo que pagar”.

Al respecto, y ante la tiranía del espacio, solo recordamos que fueron las políticas del partido Nueva Democracia (derecha) las que empujaron a Grecia al abismo. Tras sobreendeudarse en 2004, maquilló las cifras para engañar a Bruselas. En 2009 asumió el socialista Papandreu y expuso la gravedad del déficit heredado, muy superior al 3% del PIB que fija la Eurozona.

No defiendo perse a ningún gobierno en ninguna parte del mundo, entre otras cosas porque no soy vocera de ninguno y tampoco tengo militancia partidista alguna. Sí me considero de ideas progresistas y humanistas. Datos duros como los que aportó el New York Times también sirven para formar criterio, como cuando junio de 2011 (le debo el día exacto) dijo, palabras más o menos, que “bancos de Wall Street como Goldman Sachs y J.P. Morgan ayudaron a Atenas a manipular las cuentas a cambio de lo cual Goldman ganó más de 200 millones de euros”.

Recordemos también que el crash de 2009 en EU fue propiciado, no por izquierdistas, sino por la voracidad cuasi “yihadista” de Lehman Brothers y el capital financiero global; entendiendo por yihadista, según el término en boga, un comportamiento sanguinario y amoral —aunque en el Corán la yihad es un compromiso de honor para defender hasta con vida los fundamentos del islam.

Y ya que el lector me pide que “explícitamente diga que ESTOY EN CONTRA” de los yihadistas, ¡por supuesto que lo estoy! Son criminales de guerra. Y sí, puedo apoyar que Obama los bombardee y aniquile, como dijo el papa Francisco.

La cuestión de fondo es quién está detrás de ellos; algo que también se preguntan muchos otros periodistas y analistas de EU, América o Europa. Porque como sucedió con la embustera invasión de Bush Jr. a Irak en 2004, existe el temor de que en torno de la barbarie yihadista se haya preparado otra gran madeja de mentiras. Habrá que seguir el hilo.