Daños colaterales

El PC chino teme un estallido social

La afirmación no es poca cosa y corre por cuenta de Marie Holzman (sinóloga) y Wei Jingsheng, primer disidente político de Deng Xiaoping, preso bajo todo su mandato (1979-97) y hoy exiliado en EU. En su texto (“Chine: l’explosion de violence est proche”, Le Monde, 19-11) los autores destacan la creación de una nueva instancia, el “Comité de Seguridad del Estado”, que dependerá directamente del presidente Xi Jinping y que quizá fue el “resultado esencial” del último cónclave del Comité Central del Partido Comunista chino, cuyos 376 miembros se reunieron del 9 al 12 pasados para analizar las nuevas reformas económicas, con más mercado pero “manteniendo la dirección del partido”, como vienen siendo de hecho las cosas desde Deng según la ecuación reforma económica + represión política.

Sin detallar fuentes, los autores afirman que “el miedo reina en las más altas instancias del poder (…). Los líderes temen la explosión social y esto los lleva a invertir siempre más dinero para ‘mantener la estabilidad’”.

Según ellos, no obstante, hay una minoría de cuadros influyentes que desearían ver proliferar verdaderas reformas políticas dentro del PC chino.

El texto cita a la vez un estudio de julio de 2012 (Informe Hurun) según el cual más de 60 por ciento de los chinos más ricos ya emigraron del país o llenaron los formulares para hacerlo, más de 85 por ciento de ellos tienen sus hijos estudiando en las mejores universidades del exterior, mientras que la polarización social no deja de crecer.

Mencionan también el Coeficiente Gini que calcula la brecha social en una escala de 0 a 1, siendo toda cifra superior a 0.4 el signo precursor de revueltas sociales.

En el caso de China, el marcador estaría ya cerca de 0.5 desde finales de 2012 por lo cual, de fiarse de estos índices, la revuelta social generalizada no tardaría mucho más… Esto explicaría “la angustia de los multimillonarios” y de los altos cuadros del PCCh, mientras que el presidente Xi “está completamente cercado por sus pares y su burocracia”, aseguran.