Daños colaterales

“Ampliar la casa, pero no echarla abajo”

La pediatra y política socialista, primera mujer presidenta de Chile (2006-10) en 196 años de independencia y antes primera ministra de Defensa no solo de Chile sino de toda Hispanoamérica, volvió a lograrlo ayer cuando a nombre de la coalición de centroizquierda Nueva Mayoría –antes Concertación– arrasó en la segunda vuelta con 62.16% de votos ante la candidata del oficialismo, la propinochetista Evelyn Mathhei.

Así, en marzo próximo, Michelle Bachelet regresará al Palacio de la Moneda para, terminar de hacer lo que quedó a medias, asegura, contando ahora  con mayoría absoluta en ambas cámaras del Congreso tras el triunfo legislativo de Nueva Mayoría en noviembre pasado.

En su primera gestión, Bachelet buscó construir un Sistema de Protección Social que incluyó la Reforma al Sistema de Pensiones y el Sistema Intersectorial de Protección Social, además de la Nueva Ley General de Educación (Ley No. 20.370), que sin embargo quedó a mitad de camino por las presiones de la oposición de derecha, al igual que su intención de dar cuerpo a nueva Constitución realmente democrática, que erradique de las leyes lo que queda del sello Pinochet.

Los nuevos retos, y así lo asumió ayer la flamante presidenta electa en su discurso de victoria, incluye una nueva educación como lo exigen desde 2006 –año en que inició su primer gobierno y año también en que murió el dictador –millones de alumnos de todos los niveles en las aulas y las calles, que no solo mejore la calidad sino que ponga fin al lucro en uno de los sistemas más costosos y elitistas del planeta.

Bachelet prometió ayer una “Constitución nacida en democracia (...) que se transforme en el nuevo pacto social que Chile necesita” y una educación universal y gratuita, en la idea de que “Chile está listo y maduro para enfrentar transformaciones y tener el país que todos queremos”. Aunque, moderada, aclaró, “hay que ampliar la casa, pero no echarla abajo”.