Daños colaterales

Algo más de Amos Oz y la paz en Gaza

Ayer citamos extractos de la amplia entrevista que el novelista y profesor de literatura Amos Oz dio a la radio Deutsche Welle a propósito de la crisis en Gaza (www.radiojai.com.ar/online, 4-08). Vale la pena destacar otros momentos de la plática con el también periodista, representativo de ese 15 o 20 por ciento de israelíes que piden una salida negociada con los palestinos y apoyan la creación del Estado Palestino en Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este, un compromiso de la ONU y de Israel pendiente desde 1948.

Para Oz, un Estado palestino puede funcionar con normalidad y con una economía estable: “Esto depende de la cantidad de apoyo y material de asistencia que el nuevo Estado palestino reciba de Israel, de los países árabes más ricos y del resto del mundo. Mucha gente argumenta que la solución biestatal no es posible, teniendo en cuenta el progreso de construcción de asentamientos [israelíes] y carreteras en Cisjordania. Hace algunos años fui testigo de cómo el primer ministro Ariel Sharon eliminaba todos los asentamientos y el ejército judíos de Gaza en unas 36 horas sin derramamiento de sangre. No estoy sugiriendo que esto se pueda repetir en Cisjordania tan fácilmente, pero soy de la opinión de que nada en la vida es irrevocable salvo la muerte”.

Preguntado sobre “la gran base de seguidores en los asentamiento que tiene el gobierno derechista israelí”, como expresó el periodista, Oz dijo, en alusión a la administración de Benjamín Netanyahu, que “se trata de un gobierno de derechas que se apoya en un partido centrista y relativamente pacífico llamado Yesh-Atid. Por tanto, está en las manos de este partido centrista decidir el futuro de este gobierno de derechas”.

Oz dijo que es poco probable un pacto “a corto plazo” Israel-Hamás, “a menos que uno o los dos se cansen” y deploró el manifiesto claramente antisemita de Hamás, que no reconoce la existencia del Estado de Israel, pero apoyó su demanda del cese del  bloqueo a Gaza, impuesto desde 2006.

“Creo que el bloqueo debería eliminarse, y que se deberían enviar una buena cantidad de recursos árabes e israelíes a Gaza a cambio de una desmilitarización efectiva, dijo Oz y reveló su esperanza y sus plegarias: “Quisiera ver un Israel que no aparece en la primera página de los periódicos de todo el mundo, y que en lugar de ello conquista, ocupa y construye asentamientos en los campos de la literatura, el arte, la música
y la arquitectura. Este es mi sueño para el futuro”.