Seducción animal

Si hay energía verde e industria verde, ¿por qué no hablar de porno verde?”, se pregunta Isabella Rossellini en una entrevista a propósito de sus aclamados cortos relacionados con los animales y sus hábitos amatorios. Las tres series concebidas, escritas, dirigidas y actuadas por Rossellini, indagan sobre la vida reproductiva animal desde una dimensión poco explorada.

“Porno verde” muestra la vida sexual de los animales que encontramos en la vida cotidiana ya sea en la cama, en la casa o el jardín: chinches, arañas, abejas, moscas o lombrices nos deslumbran con su anatomía y particularidades. ¿Sabía, por ejemplo, que la humilde lombriz tiene los órganos sexuales femenino y masculino? En una segunda temporada, Rossellini investiga sobre las criaturas marinas a quienes hemos tenido el gusto de paladear y que forman parte de la industria alimentaria: el salmón, el camarón, el calamar o la anchoa tienen una manera particular de retozar con sus pares, aunque su vida y su ecosistema estén cada vez más amenazados por la industria.

“Sedúceme” recrea los rituales de los cortejos amorosos de los animales. Los delfines sorprenden por su vida afectiva intensa, variada y multisensorial. ¿Se ha preguntado usted sobre las particulares aficiones del caracol? Mención aparte merece la patita, cuyo cuerpo es capaz de seleccionar al que será el padre de sus críos. La naturaleza sorprende, pero más sorprende nuestra ignorancia sobre ella.

“Mamás” describe los ritos de paso hacia la maternidad de diferentes criaturas, que en algunos casos —como el hámster— se comen a sus vástagos más débiles. En el mundo animal, la maternidad es una experiencia única para cada especie. El solo hecho de conocerla es toda una lección para quienes quieren reducir la enorme y compleja experiencia humana en una sola fórmula.

Lo más divertido de todo es ver a Rossellini disfrazada de calamar, retorciéndose como un gusano, saltando como una abeja, envuelta en disfraces extravagantes hechos de papel. El uso del color llama la atención, pues una vez conectados a nuestra pequeña pantalla del celular, nos sentimos atraídos por el brillo y el contraste de rojos, amarillos, verdes, azules… sin dejar a un lado el color salmón… en un lapso que va de los noventa segundos a los tres minutos, nos volvemos testigos de una danza que perpetúa la vida.

¿Cómo llamar la atención del público hacia un universo que le es indiferente? “A la gente no le interesa el mundo animal”, declara Rossellini; “en cambio, todo mundo está interesado en el sexo, y en eso, la naturaleza es escandalosa”.

Si se quiere ser novedoso, el punto de vista lo es todo. Poder preguntarse algo original sobre el mismo mundo que nos ha acompañado por miles de años es un reto. Por eso, he decidido dedicar este espacio a la actriz, modelo y superestrella del internet, que con su inteligencia y sentido del humor ha sabido cautivar a miles de internautas en el mundo entero, en esta serie de cortos que llevan varios años difundiéndose por internet con un éxito inesperado.

Estas pequeñas joyas producidas para el canal Sundance desde el año 2008, han sabido dar un nuevo aire al tradicional documental sobre animales. Con sus cortos, Rossellini demuestra que es posible divulgar información científica sobre un tema desconocido, sin dejar de jugar y reírse. Las tres series de cortos son ejemplo, además, del pensamiento creativo, y una confirmación de que es posible tender puentes la ciencia y el arte.

El mundo sólo se puede entender si nos atrevemos a cuestionarnos. Rossellini se hace preguntas que los mortales ni siquiera imaginamos. 

Anímese a pasar un buen rato y, de pasada, aprenda.

inessaenz@hotmail.com