La Historia, una sombra

La inmensa tragedia que supone la muerte de un solo ser humano se transforma en estadística cuando ésta alcanza a cientos, recuerda Fernando del Paso en su libro Bajo la sombra de la Historia. Ensayos sobre el islam y el judaísmo, al evocar de qué manera las noticias sobre la sangrienta guerra civil de Líbano de los años 80, tocaron su conciencia de periodista en la época en que trabajaba para la BBC de Londres.

Las notas que él y sus colegas leían sobre Líbano "comenzaron un día a invadir nuestra razón, lenta pero inexorablemente. Al menos la mía y la de algunos de mis compañeros cuando nos deteníamos a pensar en ellas y a imaginar no sólo a los muertos a los que se referían; también a sus deudos: los que perdían a sus hijos, a su padre, a sus hermanos, a la familia entera. [...] y esta toma de conciencia acabó por derrumbar los muros de esa especie de búnker privado que era cada uno de los estudios de la BBC: ya no estábamos aislados del mundo y de los horrores que sucedían en Medio Oriente. Estábamos, vivíamos, en medio de ellos". (35)

Hoy, los ataques perpetrados en París provocan la misma sensación vivida por Del Paso treinta años atrás: nos sentimos alcanzados por una ráfaga de violencia, en el ojo de un huracán de un odio que nos alcanza, aunque sea simbólicamente y aunque nos separen miles de kilómetros. Ya no hay búnker protector: vivimos en medio del horror.

Y sin embargo, nada entendemos. No tenemos una brújula que nos dé un marco de referencia para entender de qué se trata esta guerra absurda.

Por eso acudo a este ensayo lúcido, preciso, erudito, polémico y de sumo interés publicado por Del Paso en 2011. Pongo en contigüidad el inmenso bagaje del escritor y la fluidez de su prosa, porque en su obra esto no se contrapone. Es el primero de tres volúmenes que el escritor tiene contemplado escribir; este primer volumen, de casi mil páginas, es el único que ha publicado hasta la fecha. A decir del escritor, intenta explicar los orígenes del islam y el judaísmo a través de un conjunto de relatos históricos sobre las dos religiones, su relación con el cristianismo y su trascendencia en los conflictos de nuestra época. Ensayo personalísimo y osado, navega en un mar de información que el escritor sabe decantar y sobre la cual mantiene con pasión su postura frente a la dinámica religiosa y sus guerras en tiempos posmodernos.

Del Paso nos mete de lleno al conflicto que enfrentan las diversas maneras de ver y entender el mundo. En ese sentido, nos alerta sobre el peligro que corre cualquier sociedad que atribuya a su manera de vivir un valor universal: la creencia de que lo propio es lo único bueno impide la pacífica convivencia de una sociedad multicultural.

Esta idea nos atañe a todos.

Bajo la sombra de la Historia es una lectura obligada para aquellos que quieren entender el mundo esquizofrénico que nos toca vivir. Es un libro con aciertos, frases memorables y opiniones cuestionables. Sin embargo, debemos celebrar su existencia porque nos abre un horizonte hacia otras culturas y religiones que conocemos de manera superficial, y porque nos alienta a una discusión que tanta falta nos hace.

Quienes han leído a Del Paso saben lo que ha resultado de su obsesión con el lenguaje, su imaginación extravagante, su inagotable curiosidad de archivo y su paciencia —extraña cualidad en nuestra actualidad apresurada. Este libro en particular nos hace aprender sobre la complejidad del pensamiento religioso. Más allá, es una interesante reflexión sobre lo que significa creer o no creer en los tiempos que corren.

Celebro que le hayan otorgado el Premio Cervantes. Su contribución a nuestras letras es inmensa y merece el mayor premio que pueda tener un escritor: ser leído.

Espero que este premio anime a más lectores a acercarse a su obra, que es una de las más importantes e imprescindibles de nuestra lengua.


inesaenz@gmail.com