Articulista invitado

Una historia que contar


Hace un año, el Presidente de México fue invitado a participar en la Reunión Anual 2013 del Foro Económico Mundial. En ese momento, el licenciado Enrique Peña Nieto decidió no asistir, convencido que sería mejor esperar un año para tener una historia que contar; no solo hablar de proyecciones, sino de acciones realizadas y compartir con el mundo el esfuerzo de los mexicanos para transformar a México en los primeros 13 meses de su administración.

El optimismo derivado de la recuperación que muestra la economía mundial, junto con las históricas reformas constitucionales alcanzadas durante 2013, fueron un marco propicio para que el presidente Enrique Peña Nieto expusiera ante líderes y empresarios de todo el orbe el proceso de profunda transformación que vive nuestro país.

La reunión en Davos, Suiza, permitió transmitir al mundo que hay grandes razones que hacen de México un lugar confiable para invertir y hacer negocios. La estabilidad macroeconómica, su solidez política, el bono demográfico, un capital humano capaz de adaptarse al uso de tecnologías de punta y el compromiso irrestricto con el libre comercio, que nos posiciona como una vigorosa plataforma exportadora, son cualidades apreciadas por la comunidad empresarial internacional.

Prueba de ello es el anuncio de inversiones que realizarán Nestlé, Pepsico y Cisco Systems en México, por un valor superior a los 7 mil millones de dólares. Estas inversiones indican, una vez más, que cuando un inversionista apuesta por México, lo hace para aprovechar un mercado interno en crecimiento y una estructura competitiva orientada hacia los mercados de exportación.

Los rasgos señalados cobran mayor sentido cuando se tiene un mañana prometedor, como lo tiene México. Las reformas estructurales emprendidas en 2013 y promovidas hace unos días en Suiza, ponen de relieve el nuevo rostro del país: un estado moderno, competitivo, atractivo para los inversionistas y dispuesto a posicionarse como una potencia emergente capaz de influir en la realidad político-económica a nivel regional e internacional.

México asume los desafíos de la actualidad con visión y decisión, pero también con objetividad y realismo. El futuro éxito de México será posible en la medida que se canalicen mayores recursos a la infraestructura y a mitigar los riesgos que impactan la competitividad de las empresas.

El Foro Económico Mundial fue muy positivo para México, pues se logró atraer la atención general al esfuerzo que se realiza para desencadenar su verdadero potencial de crecimiento económico. En Davos, México tuvo una historia que contar, pero más importante aún, el Presidente de México compartió las estrategias de su gobierno para concretar un futuro prometedor, y acercarnos al México incluyente y próspero que todos anhelamos.

Secretario de Economía