Peor para la verdad

La reforma fiscal de EU

El pasado miércoles el Congreso de los Estados Unidos aprobó la reforma fiscal que había venido impulsando el Presidente Donald Trump, proyecto de ley que contó con 224 votos a favor y 201 en contra en la Cámara Baja, no tuvo el respaldo de los demócratas y 12 legisladores del Partido Republicano votaron en contra.

Este significa el triunfo político más importante del inquilino de la Casa Blanca, quien de este modo adquiere una medalla que le permite consolidar el apoyo de su base electoral.

La reforma fiscal, que es la mayor rebaja impositiva de los últimos 30 años, contempla una serie de medidas que tendrá repercusiones no sólo en los Estados Unidos, sino también hacia el exterior.

De inicio, se reducen los impuestos a las ganancias de las empresas de un 35% a un 21%, además de ofrecer a los dueños de negocios una exención fiscal de 20% sobre sus utilidades, y renueva la forma en que Estados Unidos cobra tributos a empresas multinacionales. También contempla beneficios para amplios sectores de la población, como el que se dejen de facturar deducciones bajo los términos de la nueva ley y permitirá que las declaraciones de impuestos sean más sencillas y breves.

A México, y sobre todo a los estados fronterizos que tenemos una intensa actividad comercial con los Estados Unidos, habrá repercusiones en la medida en que se vayan aterrizando en la práctica estas reformas.

Aparte, hay que considerar posibles repercusiones en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio. Si bien algunos especialistas vislumbran que esta reforma puede quitar presión a las negociaciones y se pueda avanzar en su firma, no habría que perder de vista que el Presidente Trump continúa en campaña, y cabe la posibilidad de que pueda eventualmente aprovechar la fuerza política que representa este logro en el Congreso para acelerar la salida de los Estados Unidos del acuerdo comercial de América del Norte.

Por lo pronto, si bien para los norteamericanos esta reforma fiscal representa un excelente regalo de navidad, el mundo observa con cautela y nerviosismo una posible inestabilidad de los mercados financieros, porque el ajuste que se hará en la economía norteamericana no es menor, y sobre todo si consideramos que será financiada con deuda. Nada más delicado que mezclar la economía con la política, y mucho más que quien lo haga sea nuestro principal socio comercial, ¿no cree Usted?