Peor para la verdad

De libertades e internet

Las iniciativas de leyes secundarias en materia de telecomunicaciones que se discuten en el Senado de la República han generado polémica en los diversos sectores involucrados, sobre todo porque la regulación que se propone afecta intereses económicos muy altos.  

Pero también hay un asunto que ha llamado la atención de grupos organizados de la sociedad civil, con relación a la eventual aprobación de las reformas sobre el uso de internet, donde la propuesta señala en los apartados  VII y VIII del Artículo 197, que se ordena a concesionarios de servicios de telecomunicaciones a “bloquear, inhibir o anular de manera temporal las señales de telecomunicaciones en eventos y lugares críticos para la seguridad pública y nacional a solicitud de las autoridades competentes”. 

En este espacio hemos expresado en diversas ocasiones como el empoderamiento de la sociedad ha sido determinante en el fortalecimiento de nuestra democracia.

En los años recientes, el uso de las redes sociales ha sido una herramienta muy útil para quienes habitamos zonas en donde hay situaciones de violencia que ponen en riesgo a la población.

La zona conurbada del sur de Tamaulipas acaba de pasar por días de mucho dolor, con enfrentamientos entre bandas del crimen organizado, siendo las redes sociales y el internet el único medio por el que sus habitantes se pueden comunicar y alertar de los riesgos que se presentan. Sólo quienes vivimos estas situaciones, podemos entender la importancia de que las señales de telecomunicaciones no sean suspendidas, y mucho menos en situaciones críticas. 

La iniciativa enviada no contempla esta visión, ni la de grupos organizados que también ven el riesgo de un eventual control de contenidos por parte de las autoridades, lo que significaría una limitación a la libertad de expresión de la población. 

El internet se ha convertido en una herramienta de comunicación que debe de fortalecerse, mejorar su calidad, ampliar su cobertura, no ir en sentido contrario.

México ya ha pasado por una lucha social que ha costado muchas vidas, para que se pueda tener libre expresión de ideas e incluso de posiciones políticas e ideológicas.

Las elecciones han demostrado la madurez que tenemos como sociedad, en donde el poder del voto ratifica o descalifica proyectos de gobierno.

Ahora, que la alternancia política se ha dado en todos los niveles de gobierno, desde los municipios hasta la Presidencia de la República, no se puede regresar a las tentaciones de un autoritarismo que forma parte de nuestra historia.  

Si bien es cierto que muchos grupos han visto en esta propuesta de reforma una eventual intención de evitar algún movimiento social como la “primavera” de Egipto o las recientes protestas en Venezuela, los legisladores integrantes de la comisión del Senado de la República que están analizando y discutiendo las iniciativas de leyes secundarias en materia de telecomunicaciones, deben agregar a sus argumentos, en lo que refiere a la posibilidad de “bloquear, inhibir o anular de manera temporal las señales de telecomunicaciones”, que las redes sociales en zonas donde la espiral de violencia se ha desbordado, son el único medio por el cual se comunica la población y puede ponerse a salvo. 

Esperemos que el debate se enriquezca y además de los argumentos que diversos sectores de la población han estado difundiendo, los Senadores consideren la importancia de que la población pueda estar siempre comunicada, sobre todo en situaciones críticas, ¿no cree usted?