Peor para la verdad

El futuro de las reformas

La Cámara de Diputados aprobó cuatro dictámenes de la miscelánea fiscal de la reforma hacendaria que remitió al Congreso de la Unión el Presidente Enrique Peña Nieto, que contemplan lo referente al IVA, IEPS y Ley de Derechos e ISR.

De acuerdo a lo aprobado por la Cámara baja, el ISR contempla ir del 31 al 36%, de la siguiente forma: quienes ganen de 500 mil pesos y menos de 750 mil pesos al año pagaran una tasa del ISR de 31% a partir del próximo año; quienes tengan ingresos superiores a 750 mil pesos y menos de un millón pesos tendrán una nueva tasa de 32%; los que ganen más de un millón de pesos, pero menos de 3 millones tendrán una tasa de 34%; y los que reporten ingresos de más de 3 millones tasarán a 35% .

Esta nueva tabulación del Impuesto Sobre la Renta va a generar un intenso debate, porque además de que se estará gravando más a quienes ya son contribuyentes, se estarán reduciendo las deducciones que aún en este año estaban vigentes.

Algunos especialistas incluso han señalado que esta reforma va a fomentar más la informalidad, lo que resulta sumamente arriesgado si consideramos que según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) de septiembre de 2013 realizada por el INEGI, en los últimos 12 meses, 314 mil 503 mexicanos se sumaron a las filas de desempleo, con lo cual, el número de personas que carecen de trabajo en el país asciende a 5 millones 941 mil 873, siendo Tamaulipas la entidad que cuenta con la mayor tasa de desocupación a nivel nacional.

Esta reforma aún debe de ser aprobada por el Senado de la República, pero por el modo en que fue aprobada en San Lázaro, con la alianza del PRI con el PRD, a cambio de la creación de un Fondo de Capitalidad para el Gobierno del Distrito Federal, seguramente pasara igual.

Ante esta situación, vale la pena revisar como se aplica este tipo de impuestos en otros países. Por ejemplo, en Chile existe una estructura tributaria más progresiva y más suavizada, contemplando que quienes ganen menos no estén sujetos al ISR.

En la reforma aprobada por nuestros diputados, el inicio del nuevo escalafón es para quienes ganan a partir de 40 mil pesos mensuales. A pesar de que se pueda considerar un ingreso alto, muy por encima de la mayoría de la población, no significa que esto represente poder tener una vida de lujos. Pero desafortunadamente esta es la realidad de nuestro país, en donde conviven 53 millones de pobres y 186 mil individuos con ingresos anuales de más de un millón de dólares.

A esto, habría que sumar que existen tratos diferenciados que no ayudan en muchas ocasiones al desarrollo económico de ciertas regiones del país, como es el subsidio de consumo de energía eléctrica, que en la zona conurbada del sur de Tamaulipas esta subsidiada con un 50%, pero que no se aplica de octubre a marzo.

La discusión de las reformas estructurales, como lo hemos dicho en este espacio diversas ocasiones, se debe de hacer de la manera más responsable y considerando la prioridad que significa tener la oportunidad de sentar las bases del desarrollo de nuestro país para los próximos años.

Sin embargo, pareciera que el pragmatismo con el que a veces se realizan los acuerdos políticos no permiten que se llegue al final del debate y se decida con acuerdos copulares más que con intercambio de ideas y posiciones.

De acuerdo a lo que está pasando en el Congreso, como mencionamos líneas arriba, la reforma fiscal será aprobada con los cambios que están realizando en la Cámara de Diputados. Ahora habrá que estar pendientes de la reforma energética, que en diversos aspectos va muy ligada a la fiscal, sobre todo en la parte de ingresos petroleros y el eventual cambio de régimen fiscal de Pemex.

Sobre la discusión de la reforma energética que se realizará en el congreso, es importante escuchar todas las voces y conocer los resultados de otras experiencias. Por ejemplo, según declaraciones de Ildo Luis Sauer, ex director de Petrobras, la empresa petrolera de Brasil, la inversión privada no resulto ser la mejor solución, ya que según su opinión la inversión privada significó una baja de la renta petrolera para el Estado.

Por eso, lo más importante será lo que ocurra a partir de la aprobación de las reformas, porque los acuerdos políticos ya están permitiendo que éstas transiten y sean aprobadas. Ahora, esperemos que en la práctica y en el corto y mediano plazo, se vean los resultados, porque la población ya se encuentra en el límite, tanto por la situación económica por la que atraviesa el país como por la creciente inseguridad, ¿no cree usted?