Peor para la verdad

2014: De cara al futuro

2014 está a punto de terminar. Este año significará un parteaguas en la historia de nuestro país, porque finalmente la representación popular que conforma el Congreso de la Unión discutió y aprobó las reformas constitucionales que durante tantos años habían sido postergadas.

Como hemos comentado en este mismo espacio, el tema de las reformas estructurales había sido postergado en numerosas ocasiones. Siempre los tiempos políticos terminaban truncando cualquier intento de acuerdo, porque siempre se puso en primer lugar las campañas electorales, antes que los eventuales beneficios que podrían representar actualizar nuestro marco legal a la dinámica económica y comercial del mundo.

 Finalmente, las reformas Fiscal, Laboral, Política, Telecomunicaciones y Energética fueron aprobadas. Amplios debates se realizaron, eso sin considerar las discusiones públicas que llenaron páginas de periódicos y horas y horas de noticieros de radio y televisión.  Si algo caracterizó a las reformas estructurales, fue el amplio debate que hubo más allá de las Cámaras de Diputados y de Senadores.

 En esta ocasión, todos los sectores involucrados participaron. Por supuesto, como suele ocurrir, hay sectores que no quedaron satisfechos con las reformas realizadas a la Constitución, así como con las leyes secundarias que también se aprobaron. Pero así es la democracia, donde la voz de las mayorías es la que se impone.

 Lo importante es que México ya dio un paso adelante y se encuentra dispuesto a participar en diversos sectores.

 En Tamaulipas, el Gobernador Egidio Torre ha puesto el ejemplo a nivel nacional, trabajando con la vista puesta en las eventuales inversiones que las reformas estructurales, en particular la energética, se realizarán en el país. Así, y con base en la tradición petrolera de nuestra entidad además del impulso y promoción que se esta realizando, en el mediano plazo seguramente podremos estar hablando de beneficios palpables.

 Lo mismo que se esta realizando en Tamaulipas en materia de promoción de inversiones, es lo que se debería de realizar en otros estados, dada la diversidad de las reformas. La reforma energética, por ejemplo que es de la que más se discute en diversos círculos, no sólo concierne a la industria petrolera. También se impulsará energías renovables, como la eólica.

 Este nuevo marco jurídico es la base con la que debemos de mirar al futuro. Ya se dejó en el pasado la discusión de temas que antes eran dogmas, por lo que ahora debemos de unir esfuerzos, talentos y ánimos para impulsar a México al lugar que se merece en el concierto internacional. Esa tarea nos corresponde a todos, porque de eso depende nuestro futuro y el país que le dejaremos a nuestros hijos, ¿no cree usted?