Peor para la verdad

20 años del TLC

A 20 años de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio, resulta oportuno señalar la necesidad de su revisión y eventual adecuación, considerando que la dinámica comercial ha tenido muchos cambios a partir de la fecha de su firma.

En los meses de negociación del TLC, muchas fueron las voces que cuestionaron la necesidad de contar con un tratado comercial con los Estados Unidos, y más aún la conformación de un bloque comercial incluyendo a Canadá.  

Uno de los argumentos más utilizados en aquel momento era la gran diferencia entre nuestra economía y la de nuestros ahora socios comerciales.Por supuesto, también se hablo mucho del tema de la “soberanía”, tan utilizado por quienes ante la falta de argumentos todo lo llevan a la arena de la pérdida o cesión de “soberanía”.  

Por supuesto que también había mucha incertidumbre, sobre todo si consideramos que no existían referentes similares.A dos décadas de distancia, México ha diversificado su relación comercial, y contrario a lo que en su momento se señaló, se ha venido diversificando la relación comercial con diversos países, firmando tratados comerciales que fortalezcan las relaciones bilaterales.

Estas resistencias, hasta cierto punto naturales ante la incertidumbre de los resultados, generó un enrarecimiento del clima social muy delicado. Justo el día de la entrada en vigor del tratado comercial con los Estados Unidos y Canadá surgió el movimiento del EZLN.

Ahora, la próxima reunión del Presidente Enrique Peña con sus homólogos de Estados Unidos y Canadá, Barack Obama y Stephen Harper, el 19 de febrero en la que ya se denominó la “Cumbre de Toluca”, nuevamente se ha vuelto a la especulación, específicamente en lo que respecta a una eventual “renegociación” del Tratado de Libe Comercio.

Sobre todo si consideramos que las reformas constitucionales recién aprobadas, y en especial la reforma energética, abren un espacio de oportunidad tanto en la parte de inversión como en lo relativo al comercio.A un mes de que se realice esta reunión, es importante que la opinión pública conozca si en efecto se va a realizar o no una adecuación al TLC, y en caso de que así sea, que del modo más transparente sea informado.

Lo que no debe de repetirse, como hace 20 años, es que ante tantas incertidumbres se reedite un escenario de inconformidad social en donde cada acontecimiento sea relacionado de modo directo o indirecto con la molestia social de algunos sectores.

Estamos ante la oportunidad histórica de concretar la consolidación de México como un eslabón importante en el andamiaje comercial mundial. Tanto por su posición geográfica como por la importancia comercial de nuestro país.

Que esta circunstancia se vea empañada por problemas de inestabilidad o inconformidad social no ayudan.

De ahí que las decisiones que se están tomando sean concensadas con la mayor parte de los sectores, para evitar espacios de especulación que sólo devienen en escenarios de incertidumbre.

A 20 años del TLC, en el balance ha sido un instrumento que ha permitido consolidar tanto la relación comercial con Estados Unidos como con Canadá.  

Ahora pasemos a la siguiente etapa, que es la consolidación de nuestro país en el contexto global, ¿no cree usted?