Peor para la verdad

Mirar hacia los jóvenes

El México de mañana es de los jóvenes, de las nuevas generaciones que vienen empujando fuerte pero a quienes se les deben de dar las herramientas necesarias para que puedan tener un desarrollo personal y profesional dignos.

Apoyar a los jóvenes debe de ser una de nuestras principales prioridades, por eso resulta trascendente el programa que el Presidente Enrique Peña anunció en días pasados, denominado “Tu primer Crédito”.

De acuerdo con información oficial, uno de cada 5 jóvenes tiene entre 18 y 30 años, lo que refleja que ya se encuentran terminando su formación académica y con un pie en el sector laboral.

El impetú de la juventud debemos de aprovecharlo, de potencializar sus aspiraciones y ayudarlos para que sus sueños se conviertan en realidad. Su vinculación con el sector productivo actualmente es muy difícil. La falta de ofertas hace que muchos egresados terminen buscando trabajos diferente a su profesión.

Además, los entusiastas emprendedores cuentan con la desafortunada realidad de que no pueden iniciar sus propios negocios porque primero no cuentan con la edad y segundo no tienen un historial crediticio que los respalde.

Es justo a este sector a quien va dirigido este programa, que  a primera vista posiblemente no llamó mucho la atención en nuestra complicada agenda informativa, pero que en los hechos significa un parteaguas muy importante para la consolidación de una generación que se encuentra en la puerta de su edad productiva y que va a poder optar por la posibilidad de acceder a un crédito, que no es un regalo, sino un préstamo con deberán de pagar con una baja tasa de interés y a corto plazo, lo que les servirá de antecedente para poder aspirar posteriormente a créditos mayores.

Hay que reconocer al Gobierno Federal que a pesar de los problemas que en materia de seguridad y economía está atravesando el país, volteen hacía los jóvenes y se implementen programas que son necesarios, como este de créditos para jóvenes emprendedores.

Además, esta misma semana la Secretaría de Gobernación informó que en los últimos seis meses se han decomisado 25 mil máquinas tragamonedas de apuestas.

Al hacer el anuncio, se destacó que estas acciones forman parte de la campaña “La adicción no es un juego”, misma que se implementó porque la adicción que causa este tipo de maquinitas en menores de edad genera consecuencias como deserción escolar y se ha detectado que además va acompañada de actos de pandillerismo, violencia y delincuencia.

Recordemos que en muchas ocasiones los jóvenes son víctimas de la estigmatización por su forma de vestir, por sus gustos o su modo de expresarse, por eso resulta digno de reconocer que desde el Gobierno Federal se voltee a ver a quienes serán el motor del México del mañana. Que mejor que apoyarlos, porque ayudándolos contribuimos con el futuro del país, ¿no cree usted?