Peor para la verdad

Migrantes centroamericanos, la otra historia

La XII Caravana de Madres Centroamericanas se encuentra realizando en México, desde el pasado 15 de noviembre, un recorrido por once entidades del  país en busca de sus hijos, los cuales desaparecieron en su camino a los Estados Unidos.

El drama de los migrantes centroamericanos ha crecido de manera exponencial en los últimos diez años. De acuerdo con el Movimiento Migrante Mesoamericano, en los últimos diez años más de 70 mil migrantes centroamericanos han desaparecido en México, de los cuales sólo han sido localizados 265, de los cuales 20 han sido encontrados sin vida.

Los desaparecidos provienen en su mayoría de Honduras, Nicaragua, El Salvador y Nicaragua. La Caravana, integrada por 45 madres provenientes de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, han recorrido cárceles, albergues, poblados, caceríos, con la esperanza de encontrar alguna pista, una noticia, un comentario de sus familiares perdidos.

Tomemos en cuenta que el largo trayecto que emprendieron desde sus países, fue cambiando de la esperanza de poder encontrar mejores oportunidades que les permitieran enviar dinero a sus hogares, en un drama en donde quienes sufren son a quienes dejaron en casa, a sus madres, esposas e hijos.

El dolor de estas mujeres, que primero sufrieron la partida de sus hijos, es una llamada de atención para que en este momento, en el que el tema migratorio forma parte de la agenda nacional, como resultado de la posición que en esta materia ha anunciado Donald Trump, se  piense no sólo en quienes posiblemente sean enviados de vuelta a sus países de origen.

La realidad de los países centroamericanos no va a cambiar en el corto plazo, por lo que la ola migratoria continuará, por lo que México deberá de asumir, como lo ha hecho históricamente, un papel solidario con Centroamérica.

El recorrido de la Caravana de Madres por el mismo camino que transitaron sus familiares, muestra las adversidades a las que se enfrentan quienes tienen que atravesar nuestro país, sobre en todas muchas regiones en donde existen altos índices de violencia. Estamos a tiempo de que esta situación sea atendida de la mejor manera, con un trato humanitario y solidario, ¿no cree usted.