Peor para la verdad

Inmigrantes en EU, otra vez en riesgo

Los miembros del partido republicano de la Cámara de Representantes de los Estados dieron un rudo revés al Presidente Barack Obama y a millones de inmigrantes que tenían puestas sus esperanzas en las políticas migratorias que había emitido en noviembre pasado el inquilino de la Casa Blanca.

Con la aprobación de dos enmiendas, los republicanos dejaron sin efecto las propuesta de brindar la posibilidad a millones de inmigrantes indocumentados que ingresaron a Estados Unidos antes del 2010, de que en caso de que no tengan antecedentes penales, hablen inglés y tengan disposición de pagar una multa e impuestos atrasados, poder recibir un permiso de residencia y laboral por tres años.

El argumento de los legisladores es que Obama se extralimito en el uso de sus poderes, violentando el estado de derecho y la misma Constitución, por lo que aprovechan los pasados resultados electorales, en donde obtuvieron una amplia mayoría, para ponerle un límite a las iniciativas del Presidente.

Sin importarles que, como seguramente ocurrirá, el Ejecutivo vete las enmiendas aprobadas, el Partido Republicano se  ha instalado ya en la cancha de la próxima contienda presidencial.

Con esta pugna entre la Cámara de Representantes y la Casa Blanca, podemos asegurar que ya empezó la carrera presidencial, en donde Obama tiene muy claro el peso electoral de los inmigrantes. Sin embargo, no será fácil enfrentarse al conservadurismo republicano, que justifica su rechazo a políticas migratorias más flexibles en el discurso de la seguridad.

Recordemos que en los años recientes, después de los atentados del 11S, no ha habido ningún avance en materia migratoria. Al contrario, aprovechando el temor por el terrorismo, se ha impulsado un discurso de odio contra los migrantes, como si fueran enemigos, situación que no deja de ser paradójica en un país que tiene su origen en la migración. 

Después de los atentados ocurridos en París la semana pasada, los republicanos han retomado ese discurso de proteccionismo y alerta sobre supuestos enemigos externos, sin importarles que los beneficiados de las medidas migratorias impulsadas por Obama van a beneficiar a todos los Estados Unidos, al regularizar la situación de alrededor de cinco millones de indocumentados que ya están ahí, forman parte de su economía de manera informal y de algún modo son ciudadanos estadounidenses en la práctica.

Sin embargo, en tiempos electorales cada parte hace sus cálculos. Y sin considerar más que la intención de llegar nuevamente a la Casa Blanca, el partido Republicano ya hizo pública una de las principales premisas bajo las que sustentará sus campañas: la seguridad nacional.

Y mientras la arena electoral se empieza a mover, los millones de inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos en busca del sueño americano, tendrán que seguir esperando, sin documentos que los protejan, a que la batalla por los votos acabe, con la esperanza de que puedan en algún momento, cambiar su situación legal y poder ofrecerles a su familia la seguridad por la que han sufrido tanto, ¿no cree usted?