Peor para la verdad

Factor Humano

La  tragedia del accidente aéreo en los andes franceses donde perdieron la vida 150 personas esta semana, ha sacudido al mundo.

La solidaridad ante la tragedia unió a los presidentes de Alemania, Francia y España. Juntos, ante un accidente que en ningún momento fue vinculado con actos de terrorismo y violencia como otros sucesos ocurridos recientemente.

El accidentado terreno en donde cayó el avión fue el escenario donde Angela Merkel, Francois Hollande y Mariano Rajoy se encontraron para rescatar los restos de sus connacionales que habían perdido la vida en tan lamentable suceso.

Ahora, el asombro es mayor, al conocerse que el copiloto Andreas Lubitz tomó el control del avión de Germanwings cuando el capitán dejó la cabina, y después se negó a abrirle la puerta, presionando un botón que fue el que provocó el descenso.

Durante años, las compañías aéreas se han dedicado a reforzar los mecanismos de control y seguridad del exterior de los aviones, poniendo especial énfasis en los pasajeros y los equipajes.

Ahora, que la actuación del copiloto derivó en una tragedia, es importante reforzar los protocolos de conducción de los aviones.

Por lo pronto, algunas líneas aéreas de Europa y Canadá han anunciado cambios en su protocolo, mismo que obligará a que haya, siempre, al menos dos tripulantes en la cabina de sus aviones.

La medida, que dicha hace unos días parecía irrazonable, ahora toma validez porque no es conveniente que la vida de tantas personas dependan de una sola, sobre todo si consideramos los altos niveles de estrés y depresión en bajo los cuales se vive actualmente.

Todo protocolo siempre es perfectible, pero no debemos de olvidar que los avances tecnológicos dependen en gran medida de la parte humana, ese factor que nos caracteriza pero que no es infalible, ¿No cree usted?