Peor para la verdad

Elecciones y lecciones

Después de que el año pasado, ante la falta de mayoría en el Parlamento por parte de los cuatro principales partidos, el Rey Felipe tuvo que convocar a nuevas elecciones, el pasado fin de semana se realizó la jornada electoral.

Los resultados de las urnas sorprendieron nuevamente. El Partido Popular, que está actualmente en el poder, aumento su votación, en contra de los pronósticos y sondeos que le daban ventaja a otras fuerzas políticas.

Sin alcanzar la mayoría necesaria para formar gobierno, el PP obtuvo 137 escaños, lo que le permite tener una posición de mayor fuerza para las negociaciones que realizará con los demás partidos. El  PSOE se mantiene como la segunda fuerza con 85 diputados, mientras  Unidos Podemos se mantiene en el tercer sitio con 71 diputados y Ciudadanos se coloca como la cuarta fuerza con 32 diputados.

Estos resultados reflejan por una parte la polarización que existe en la sociedad española, que ya dejo atrás el bipartidismo que dominó a la España post franquistas, y le da espacios a las nuevas expresiones políticas.

Resulta importante destacar como se fortalece el Partido Popular, al que la mayoría de los electores respaldan. Esta votación también evidencia el temor que existe entre un amplio sector de la sociedad española a las propuestas populistas. Podemos señalar que ante la migración que tiene como destino a Europa, las crisis económicas de los últimos años y el fantasma del terrorismo que sigue amenazando al mundo, se fortalecen las propuestas de gobierno que se sustentan en la experiencia y políticas públicas serias.

La lección de los electores de España es clara. La población prefiere mantener a un gobierno que garantiza continuidad, y que está seguro no realizará giros inesperados o apuestas altas que pongan en riesgo la estabilidad del país. La voluntad popular nuevamente nos da una lección, tanto a la clase política española como al resto del mundo, ¿no cree usted?