Peor para la verdad

Ejército leal y comprometido con México

Ayer se celebró el Día del Ejército, y en la ceremonia que encabezó el Presidente Enrique Peña Nieto en el Campo Marte de la Ciudad de México, se inauguró el Monumento Magno Conmemorativo del Centenario del Ejército mexicano.

A lo largo de nuestra historia, el Ejército siempre ha estado presente en los momentos más difíciles, con un compromiso e institucionalidad que es digno de reconocer.

Después de la Revolución, el Ejército fue un factor determinante para que el país tuviera la estabilidad política necesaria para transitar a los gobiernos civiles. En el año 2000, con el triunfo del PAN en las elecciones presidenciales, la milicia mantuvo la postura institucional que le ha caracterizado.

Hay también que reconocer que en momentos de tragedias naturales, como inundaciones, el Ejército siempre está presente, prestando un papel determinante de auxilio a los sectores de la población más desprotegidos. Ahí está demostrada su lealtad y vocación de servicio, así como también su valentía en el combate al crimen organizado.

Por estas y muchas razones es por las que podemos mencionar que el Ejército es un ejército surgido del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, como bien señaló el Secretario de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos, quien enfatizó que “somos un Ejército de instituciones; del deber, no del querer, de la nación no de facción, de la soberanía y no de la ideología”.

Las palabras del Presidente Peña reflejan perfectamente el sentimiento de la población, al señalar que la honorabilidad de las fuerzas armadas está por encima de cualquier sospecha o duda.

Los desafíos a los que se enfrenta en sus actividades diarias demuestran que desde el norte hasta el sur, siempre la población podrá contar con la tranquilidad de que los elementos del Ejército estarán listos para responder ante cualquier circunstancia que se presente.

Como cualquier institución, debe de adaptarse a los nuevos tiempos, por lo que además de los valores y la disciplina que lo caracteriza, el Ejército ahora ha puesto especial atención al respeto a los derechos humanos, por lo que es importante señalar que durante 2014, se redujo en un 60.6 por ciento la cifra de quejas sobre violaciones a derechos humanos.

Pero aún así, no debemos de perder de vista la naturaleza de sus funciones.  Esa es su fortaleza y de la fuerza de la institución es de donde emana ese pilar que ayuda a mantener la estabilidad social en el país.  Los errores y excesos que comentan algunos de sus elementos, deben de ser determinados por las autoridades correspondientes, pero de ninguna manera servir para generalizar a quienes con honor y valentía conforman el Ejército.

Si México puede transitar con tranquilidad su intensa actividad política, consolidad su democracia y construir el futuro de nuestros hijos, es porque contamos con una clase militar que sirve de garante, vigilando nuestra estabilidad, ¿no cree usted?