Peor para la verdad

Decisión de la democracia

La atención mundial estuvo centrada en los tres debates que protagonizaron Hillary Clinton y Donald Trump, los candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos cuyos ataques han venido subiendo de intensidad.  El pasado miércoles, lo que pasó en Las Vegas no se quedó en Las Vegas. Al contrario. Lo que ahí se dijo y se vio, trascendió a todo el mundo.

El tercer encuentro entre ambos aspirantes a ocupar la Casa Blanca evidenció claramente la personalidad de cada uno. Las frases y los gestos mostraron sus verdaderas personalidades, sus filias y sus fobias.

Ahora,  al pasar al terreno de las propuestas el electorado norteamericano ya conoce claramente y de viva voz que es lo que ofrece cada uno de los candidatos.

Al entrar a la fase final de la campaña, que por cierto en esta ocasión ha sido mucho más intensa que cualquier otra de la historia reciente de los Estados Unidos, ambos contendientes han recibido ataques y denostaciones, siendo esto el color de la información que ha prevalecido. Pero más allá de las situaciones personales de cada uno de ellos, reiteramos lo que hemos expresado en este mismo espacio en diversas ocasiones, que lo más importante es que los electores hayan tenido la oportunidad de conocer a los candidatos y de poder evaluar cual es el que tiene las propuestas que más benefician a la sociedad.

Por eso resulta lamentable que en los Estados Unidos, en el país donde se defiende con mayor fervor la democracia, ahora Donald Trump trate de enturbiar el proceso electoral amenazando con desconocer los resultados si él no gana. 

La decisión la tienen los electores y nadie tiene derecho a poner en duda de manera anticipada un resultado en el que intervienen todos los votantes. De ahí la relevancia de que voten la mayoría,  porque esa es la esencia y base fundamental de la democracia, cuyo mandato debe emerger de las urnas. Confiamos en que el pueblo norteamericano tome la mejor decisión,  porque de su elección depende no sólo el rumbo de su país,  sino también,  por el papel que tienen en el concierto internacional, del futuro de gran parte del mundo, ¿no cree usted?