Crónicas urbanas

Fraudes cibernéticos

Es frecuente que la policía detecte o reciba por internet quejas por esos delitos, en especial los relacionados con la venta de productos electrónicos o con el robo de identidad...

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, sobre la calle de Liverpool, tiene una Sala de Crisis. Desde ahí, a través de monitores y pantallas, un grupo de policías observa las avenidas más importantes, sobre todo en momentos de conflictos callejeros, peregrinaciones y movimientos sospechosos, con la intención de calibrar riesgos y estudiar la forma de actuar, si es necesario, como sucedió la medianoche del pasado miércoles, cuando el titular Hiram Almeida y su equipo se percataron que cerca de 80 personas equipadas con palos cruzaban la avenida Bucareli.

Los sospechosos daban zancadas largas sobre la calle Morelos, sin percatarse que eran enfocados por cámaras del C2, y se detuvieron frente a un viejo edificio. Iban con paso firme y en son de guerra, la mayoría de pelo corto y algunos de gorra, con la intención de invadir un predio. La autoridad ya había advertido el problema, de modo que en patrullas y camiones arribó un promedio de 100 policías del Cuerpo de Granaderos, comandados por el propio secretario, y detuvieron a 45 personas, que fueron remitidas a dos agencias del Ministerio Público en la delegación Cuauhtémoc.

Durante el operativo, que se realizó sin violencia, según reporte de Jorge Becerril y Alejandro González, de MILENIO, encontraron bombas molotov, palos, alambres de púas y armas punzocortantes. Estaban en el predio ubicado en el número 87 de Morelos. La presencia de los 45 había sido verificada por las cámaras del C2, cuyas imágenes se concentran en la Sala de Crisis de la Secretaría de Seguridad Pública.

Es el mismo lugar donde está la Unidad de Ciberdelincuencia Preventiva, "La Ciber", como le dicen, donde un grupo de policías especializados trabajan para detectar movimientos dudosos en internet, en especial la venta fraudulenta de productos a través de redes sociales, e incluso el llamado robo de identidad.

***

El grupo que trabaja en "La Ciber" ha descubierto fraudes de todos tamaños, algunos "sorprendentes", comenta Juan Carlos Montesinos Hernández, director de la Unidad de Ciberdelincuecia Preventiva.

Le sucedió a una prestigiosa empresa que vende tecnología, contratada por otra para, supuestamente, comprarle su producto; pero como el monto era "muy grande", argumentaron, pidieron varios datos.

Y ahí comenzó todo.

—¿Qué sucedió?

—Que debido a que esta compra era muy grande, necesitaban copia de las identificaciones de los responsables, del acta constitutiva y una serie de datos.

—Y cae.

—Esta empresa —agrega el funcionario—, creyendo que estaba a punto de cerrar una venta importante, envía la información; pero no se concreta la compra y empiezan a recibir reportes de presuntos compradores o de posibles clientes que reclaman: "Les compré equipo y no me está llegando nada".

Entonces la empresa verdadera revisó todo y descubrió anuncios apócrifos en los que hacían uso de sus logos y otros datos.

Lo mismo sucede a ciudadanos comunes. La diferencia es que en aquella ocasión defraudaron a una empresa.

Las páginas electrónicas son manipuladas por delincuentes profesionales que usan diversas argucias y nuevas tecnologías.

Por eso las autoridades emiten "alertas". En el comunicado número 31, por ejemplo, informan:

"Derivado del monitoreo en redes sociales y del creciente número de denuncias de perfiles creados dentro de la red social Facebook, en los cuales se comercializa ropa, tenis y cosméticos, de procedencia estadunidense en su mayoría, la Policía de Ciberdelincuencia Preventiva realizó la siguiente 'Alerta de Ciberdelincuencia' a fin de informar las medidas preventivas y de seguridad, ligadas a los productos denominados 'Pacas'".

Los defraudadores, para hacer creíble la supuesta venta de mercancía, publican fotos de bodegas situadas en algún lugar de la frontera norte, pero al final todo resulta falso; es cuando la policía exhorta: "Nunca realice depósitos bancarios por adelantado en la compra de bienes o servicio sin antes cerciorarse de la autenticidad del vendedor".

Y publica la dirección policia.cibernetica@ssp.cdmx.gob.mx con el teléfono 52 42 51 00, extensión 5086, de la Secretaría de Seguridad Pública.

***

Montesinos, ingeniero en computación, dice que el desarrollo de nuevas tecnologías, el acceso a dispositivos y el abaratamiento de servicios ha ocasionado que la gente se conecte a internet y busque productos a buen precio, "Pero así como hay empresas establecidas que ofrecen productos y servicios, también hay personas dedicadas a defraudar con publicaciones que se asemejan mucho a las de una empresa legítima".

—Y cuál es el producto más recurrente.

—El de más auge es la compra y venta de productos electrónicos, principalmente celulares de marcas reconocidas, a precios de 20 y 30 por ciento más baratos que en el mercado. Dicen: "Okey, deposítame un adelanto, te paso un número de cuenta de un banco y hazme una transferencia electrónica". Pero una vez que la transferencia se concreta, se pierde el contacto con el vendedor...

—¿Y qué recomiendan?

—Una persona que busca un dispositivo electrónico ya tiene más o menos información de cuánto es el costo promedio. Si encuentran un anuncio en el que está 30 por ciento abajo del mercado es altamente probable que se trate de un fraude.

—Hay que desconfiar.

—Sí, y de preferencia que le muestren el producto; si es algo más costoso, un automóvil, por ejemplo, que vayan a conocerlo, que enseñen las facturas, que revisen que no tenga reporte de robo, etcétera. No hacer transferencias electrónicas. Esto es muy común: que las personas sean engañadas con el argumento de que deben apartar el producto.

—Se deslizan con diferentes argucias.

—La particularidad de estos anuncios es que no duran mucho tiempo, precisamente para que la Unidad de Cibernética no los pueda detectar.

— Pero se necesita ser muy candoroso para caer en un fraude de ese tipo.

—Es por falta de información. Muchas veces la necesidad de una persona en un día inhábil, o por la urgencia de tener el documento, aceptan las condiciones que ofrecen estas páginas o estos presuntos vendedores de servicios. ¿Qué sucede? Bueno, ya enviaron sus datos personales, que perfectamente pueden usar esa información para clonarla, cómo, pues precisamente con el robo de identidad...

—Pero sí hay desconfianza de mucha gente en comprar por internet...

—Es natural. Los invitamos a que traten de hacer las compras en páginas reconocidas, que se fijen muy bien en la barra de direcciones, que empiece con https, la s es el acrónico de secure, seguro, por lo tanto eso es un código de verificación, que esa empresa ha implementado un mecanismo para verificar correctamente su identidad.

—Se dice que también es recurrente el fraude en la venta de autos.

—Lo tenemos detectado, así como ocurre con los electrónicos: personas que ponen páginas de mercadeo, solicitan un adelanto, una transferencia y dicen: "Una vez que conozcas el vehículo, vienes a la empresa, preguntas por mí; si no te gusta, no te preocupes, te devuelvo el dinero". Con ese argumento la gente cae. Lo que buscamos es prevenir que las personas, antes de hacer adelantos y proporcionar información, vayan físicamente a conocer los vehículos.