Crónicas urbanas

Las víctimas y su memorial

Es un espacio libre, sin cerco que lo limite, construido hace tres años con recursos federales, a petición de organizaciones civiles, sobre un terreno de 13 mil metros cuadrados, con espejos de agua y 64 placas de acero oxidable, de las cuales 44 contienen frases de diferentes autores, conocidos y anónimos, referente a la violencia, la paz y la muerte, como un epígrafe del escritor Carlos Fuentes, que entra como aguijón por los ojos y se clava en la mente: “Qué injusta, qué maldita, qué cabrona es la muerte que no nos mata a nosotros sino a los que amamos”.

El memorial a Víctimas de la Delincuencia en México, adornado con ramos de cempasúchil y 50 arbolitos de la especie trueno, que regaló la fotógrafa Vida Yovanovich, “honra el recuerdo de quienes han padecido, en su persona o en las de sus seres queridos, los embates de la violencia”, describe la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), encargada de la administración y mantenimiento de este espacio, que costó de 31 millones 275 mil pesos. Fue construido en un terreno donado por la Secretaría de la Defensa Nacional.

“Aquí inicia el homenaje que los mexicanos hacemos a nuestros seres queridos que han sido víctimas de la delincuencia…”, se lee en una placa de la entrada principal, del lado derecho, que se encuentra sobre Paseo de la Reforma, casi esquina con Anatole France, donde el tránsito vehicular es tedioso; no muy lejos de donde se han suscitado asaltos a automovilistas, que ha provocado aumentó de vigilancia policial.

La inscripción continúa:

“(…) Agradecemos que el recorrido por este memorial lo hagas con respeto, reflexionando sobre lo mucho que la sociedad y los gobiernos tenemos que hacer para detener la violencia criminal y construir un México de paz, libertad y justicia. Que el recuerdo eterno de nuestras víctimas sea la esperanza que nos impulse a luchar por un México mejor”.

Y más hacia el interior la vista descubre ramos de cempasúchil y árboles donados por Yovanovich,  quien en aquella ocasión —octubre— recordó que su regalo había formado parte de una exposición de “hace dos años dentro de un recinto histórico y durante siete semanas permanecieron en un clima de oscuridad y humedad, mostrando que son altamente resistentes, y hoy están aquí, formando parte de un memorial para personas que están en la búsqueda de su reconstrucción”.

Han pasado 13 días de aquella ceremonia de reforestación, realizada por la CEAV, siglas de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, uno de cuyos comisionados, Adrián Franco, encargado de este espacio, bordea frases con una tiza, como la del escritor mexicano Carlos Fuentes, descrita en un principio, y la del poeta alemán Rainer Maria Rilke: “Convierte tu muro en un peldaño”.

Dos estelas, una ya deteriorada, ocupan un letrero en memoria de quienes murieron en la masacre de 1968: “Memorial de Víctimas de Violencia del Estado”. En otro muro, no muy lejos, los nombres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa; en otro, una lista en recuerdo de perredistas muertos.

“Este es un espacio de memoria, es un espacio para las personas que han sido víctimas de delitos en México”, comenta Franco. “De acuerdo con la propuesta arquitectónica de los diseñadores del memorial, se decidió que se pudieran ocupar las estelas, hechas de acero oxidado, para que la gente que venga pueda utilizarlas y pueda dejar pensamientos, dibujos, lo que ellos deseen”.

***

“Recorrer el memorial es un ejercicio ciudadano y al mismo tiempo puede ser un acto íntimo de duelo, indignación, recuperación, reconciliación y búsqueda de la paz”, describe la información en el portal de la CEAV, donde se muestra a diversos artistas que intervinieron estelas, bailaron o cantaron, y opinan al respecto.

“Las autoridades están coludidas con los propios delincuentes y esto va a ser muy difícil terminarlo”, dice Daniel Ochoa.

“Tarde o temprano las reacciones provocan una reacción; entonces, si tú estás involucrado en asuntos ilegales o eres una persona que estás causando daños a otros, tarde o temprano tú también vas a ser víctima de eso”, opina Juan Trujillo Álvarez.

Eva Ibarra Lazo: “Me preocupa ya no salir a gusto, no pasear por las calles; en cada esquina estoy viendo pura agresividad, pura violencia. Eso es lo que me preocupa”.

Rocío Alcocer: “Cada vez nos sentimos más sitiados, cada vez tenemos más miedo a salir, tenemos miedo de que salgan nuestros hijos a la calle…”

Dayami Velázquez: “La violencia en México es algo que nos está acabando a todos, cada día está más cerca de nosotros, no sabemos si la siguiente persona es nuestro hermano, nuestro familiar; la violencia en familia, el narcotráfico, la violencia en el trabajo, la violencia económica y de género… poco a poco esta sociedad se está fragmentando”.

Metztli: “La situación en México es cada vez más violenta; una situación social donde niños conviven con cadáveres es algo normal; estamos en una situación demasiado enferma y como artista eso me atañe desde las entrañas”.

Ósram Alkarim: “Honestamente les puedo decir: quien se dedica a la delincuencia… todo lo que hace se paga: así como te portas, así te va”.

El escultor Arturo Maldonado: “La manera de combatir la violencia es educación y cultura; la cultura que nos den hay que mamarla desde el seno familiar, hay que permear este país con cultura. Nosotros tenemos el antídoto: uniendo cada uno de nuestros buenos sentimientos, nuestra fortaleza como mexicanos podemos crear una vacuna, ese antídoto que necesita nuestro país.”

***

“Simplemente pedimos que la manera en la que se haga esta manifestación de la libertad de expresión sea a través de los gises porque de esa forma, a través de las inclemencias del tiempo, la lluvia, el polvo, permiten que se vaya renovando”, dice el comisionado Adrián Franco mientras camina.

“El denominado Comité del 68 se ha acercado al espacio del memorial y ha colocado una serie de calcomanías con nombres de personas que ellos consideran han sido víctimas, que han fallecido algunos de ellos”, comenta en respuesta a una pregunta. “Estas son acciones de la libertad de expresión de este colectivo. Lo único que les hemos pedido es que sean hechos con un material que, como ven, no está fijado de manera permanente; incluso hay algunas de las calcomanías que el tiempo ha ido desprendiendo de las estelas”.

—Dentro de esa libertad que existe en este espacio público alguien colocó un letrero amplio que dice: “Víctimas del Estado”.

—Este es un espacio de libre expresión, donde todas las personas que deseen hacer una manifestación de sus ideas, de una manera respetuosa, acorde con lo que aquí se rememora, es bienvenido. En la Comisión Ejecutiva de Víctimas somos respetuosos con la manifestación de las ideas, de la libertad que cada uno tiene para expresar su conciencia.

Y entre las frases grabadas en algunas placas de este memorial, el comisionado Franco elige algunas para luego enmarcarlas con tiza blanca, como la acuñada por Martin Luther King: “El que es capaz de perdonar, es capaz de amar”.