Así las cosas...

Lo que viene...

El año que entra es un año con gran actividad político-electoral y por ello los partidos políticos, durante estos meses, han pulido sus agendas, estrategias, discursos, entrevistas, etc., y han participado en los debates, análisis y votaciones de las iniciativas presentadas por el Ejecutivo federal en forma, digamos, modesta, moderada o calculada.

Todos saben, y sobre todo el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que de lo que resulte de las leyes secundarias de las reformas enviadas por el Ejecutivo federal, y su inmediata aplicación para que pronto se vean los resultados, dependerá el ánimo de la población para votar por uno u otro partido.

Es cierto, y lo sabemos, que hoy en día no sólo en México, sino en el mundo, los electores votan por los candidatos y muy pocas veces por los partidos. Es por ello que los partidos deben de elegir muy, pero muy bien a sus candidatos y aquí es donde está la guerra interna.

Los grandes retos para los institutos políticos es la selección de hombres y mujeres como candidatos, pero mucho mayor es el reto de llegar a los ciudadanos.

De igual forma, el gobierno federal, que si algo ha hecho bien ha sido la comunicación, tiene por delante ese gran reto. Las dependencias involucradas en las reformas estructurales presentadas por el presidente Enrique Peña Nieto, deberán trabajar para rápidamente explicar y convencer a los ciudadanos, sobre las bondades de dichas reformas pero, sobre todo, que se pueda sentir en la vida cotidiana de los habitantes.

En 2015 se elegirán nueve gobernadores, más de mil puestos de elección popular entre presidentes municipales, diputados locales y diputados federales. Y aquí le puedo decir que los ciudadanos responderán en base a su experiencia vivida en relación al último gobierno. Siempre ha sido así, y hoy más que nunca.

Si con esta lógica nos vamos, le puedo plantear que varios estados que han sido azotados por la violencia están en riesgo. Michoacán, Tamaulipas y Nuevo León, reúnen las características y tendrán relevo de gobernador.

La máxima preocupación está en Nuevo León, por lo que representa en todos sentidos para la política y economía, por el mediocre gobierno del priista Rodrigo Medina. Otra preocupación es la conformación de la Cámara de Diputados federal, en donde los partidos tienen la vista puesta porque ganar la mayoría representa una posición de ventaja para cualquier partido.

Así las Cosas, hasta pronto.