Así las cosas...

El tema de hoy…

Sin duda el tema más importante durante esta semana ha sido la goliza que le propino Alemania a Brasil, cuando en realidad nos debiera interesar más la aprobación de las leyes secundarias de telecomunicaciones.

El hombre de la semana es el ingeniero Carlos Slim, que en el ámbito financiero y político se llevó las palmas con la decisión de vender parte de sus activos para quedar abajo del 50 por ciento y dejar de ser agente económico preponderante, que no es poca cosa.

El recorte supondrá sacar a la venta prácticamente un 30 por ciento de sus activos, valorados en unos 20 mil millones de dólares (1,3 por ciento del PIB de México)

Mire usted AméricaMóvil dueña de Telmex y Telcel es una firma muy fuerte con presencia en prácticamente todo el continente Americano; 26 países, con 292 millones de clientes de telefonía móvil, pero que en México tiene 35 por ciento de sus ventas globales.

Además América Móvil controla en México 80 por ciento de la telefonía fija (Telmex) y 70 por ciento de la móvil (Telcel).

¿Por qué el magnate mexicano quisiera vender casi 50 por ciento de sus activos y dejarlos en manos de quién sabe? Según su comunicado, dicen que buscarán un empresario operador independiente de América Móvil, con experiencia, fuerte y con capacidad económica y técnica. Estamos hablando de una operación de 20 mil millones de dólares. ¿Cuál es la respuesta?

Se especuló que la razón es poder entrar al negocio de la televisión que, aquí entre nos, no es tan bueno como el de la telefonía, o cuando menos en el caso específico de Telmex y Telcel.

¿Qué busca el Ingeniero Slim en la televisión, sea de paga o abierta? Pues es sencillo, el poder de entrar a los hogares y a las mentes de los mexicanos. Influenciar en sus sentimientos y pensamientos. Eso se llama poder. Así de sencillo estimado lector. Piénselo, medítelo y disfrute lo que queda de futbol, porque esta semana, a pesar de que el ingeniero Carlos Slim ganó casi 10 por ciento en la bolsa de valores luego de anunciar su decisión de vender, la semana se la llevó Alemania y sus goleadores...

Ya tenemos tres partidos políticos nuevos, qué horror. Como se lo anuncié en esta columna esdtos tres son: Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador; Encuentro Social, que lo ligan con los evangélicos y Frente Humanista, que lo ligan con el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Estos obtienen su registro oficialmente a partir del primero de agosto y con ello todos los derechos y prerrogativas, es decir mantendremos a más vivales. Nuestros impuestos están trabajando.

Así las cosas, hasta pronto.