Así las cosas...

El tema ahora, los partidos

Diez partidos políticos tenemos ahora. La inclusión de los nuevos registros a nuestro sistema político/electoral ha engrosado el número de institutos políticos y, por ende, el número de opciones. Esto es sería así de fácil pero no lo es.

El registro del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), de Andrés Manuel López Obrador, ha causado diversas opiniones. Los otros dos partidos los comentaremos luego; no les auguro mucha vida.

El partido del señor López Obrador representa una opción para los ciudadanos y una molestia para otros que se identifican con el movimiento de izquierda en nuestro país. En específico, Morena llega para desplazar o ganar adeptos, que históricamente habían sido del PRD y tal vez algunos de Movimiento Ciudadano, antes Convergencia, y Partido del Trabajo.

Por lo pronto, Morena ya trabaja para la conformación de su bancada en la cámara de diputados. Sí, a pesar de no participar en las elecciones para integrar esta Legislatura; hoy casi la mitad de los diputados de Movimiento Ciudadano, emigrarán a Morena, comandados por el comodín político Ricardo Monreal, que ha militado en el PRI, PRD y Movimiento Ciudadano (Convergencia) y, hoy en el PT, serán acompañados por varios perredistas que están agazapados y que brincarán en su momento.

Por lo pronto, ya han anunciado los diputados federales, ex priistas, Ricardo Monreal y Alfonso Durazo acompañados por Luisa María Alcalde, Aída Valencia Ramírez, Juan Luis Martínez Villanueva, Rodrigo Chávez, Fernanda Romero Lozano y Lorena Méndez Denis, que pasaran a ser parte de la bancada de Morena. Esto le permitirá a Morena, y sus legisladoras emigrantes gozar, de las prerrogativas, entiéndase presupuesto y canongías que se le dan a los partidos en la cámara de diputados federal.

Encuestas recientes indican que Morena ya ganó un 14 por ciento de las preferencia y en algunos casos hasta el 17 por ciento. Esto va directo a la clientela del PRD y que conforme pase el tiempo y haga campaña Andrés Manuel López Obrador y sus huestes, seguramente avanzará. Hoy, sin hacer nada, tienen casi la mitad de la preferencia del PRD en el Distrito federal y casi un empate técnico con el PAN.

El PRD lo sabe y están preocupados, aunque no lo han querido aceptar públicamente. El PAN por su parte no se ha manifestado y el tricolor está afilando su estrategia con miras a recuperar delegaciones, tener presencia en la asamblea de representantes y lograr el gobierno de la ciudad.

Este es el verdadero objetivo del PRI y para ello se está trabajando con miembros de recién ingreso, para jalar a la clientela que en su momento apoyó al PRD, en específico a AMLO. Ojo.