Así las cosas...

Los retos…

Año nuevo, retos nuevos. Es común ponernos retos a principio de año y la política nacional no está fuera de ello.

Los políticos tienen una ardua tarea ante la constante caída de su aceptación en la sociedad mexicana. Esto nos es nuevo, es histórico.

Algunos más que otros, pero tienen una tarea dura y los partidos políticos son los que mas preocupados deben de estar.

En 2014 habrá elecciones en nuestro país. Habrá seis contiendas, ninguna será por la titularidad del Ejecutivo estatal. Sólo se votará por alcaldes y diputados: Baja California Sur, Coahuila, Guerrero, Hidalgo, Nayarit y Michoacán.

Por ejemplo: el PRI tiene enfrente acompañar y responderle al Presidente Enrique Peña Nieto, quien ha dicho que las reformas impulsadas por su gobierno se traduzcan en hechos reales para los hogares mexicanos. En ello su gabinete está comprometido hasta las cachas, como se dice, pero primero le aseguro habrá ajustes. Los de a pie quieren sentir los beneficios directos y existe una expectativa grande.

El PAN e izquierda la tienen más difícil. En ambos desarrollan su proceso interno de elección de líder nacional y los grupos se dan con todo. Están peleando el poder y el dinero, que es mucho.

Los azules con Josefina Vázquez Mota, Gustavo Madero, Ernesto Cordero, representando a su jefe Felipe Calderón, y Juan Manuel Oliva, se la juegan por lograr la presidencia nacional del partido. En realidad el pleito está entre Josefina y Gustavo y creo, estimado lector, que Madero tiene posibilidades de reelegirse siempre y cuando Josefina no haga alianza con Ernesto y Oliva, que representan grupos de poder internos diferentes, calderonistas y foxistas.

La izquierda tiene por delante el reto mayor. Está bien dividida. Por un lado AMLO, que seguramente obtendrá el registro como partido para su movimiento Morena, y por el otro el PRD en su proceso interno de elección de líder nacional, con Marcelo Ebrard y los "chuchos" con su candidato Carlos Navarrete. No se ponen de acuerdo, los chuchos no soltarán la dirigencia y Marcelo no tiene la suficiente fuerza interna y está asilado. Marcelo no cederá.

PT y Movimiento ciudadano están en segundo término como auténticos satélites, al igual que los verdes y Panal. El PRD y Marcelo buscan unificación con miras a las elecciones intermedias de 2015 en donde se renovará diputaciones federal y asamblea del DF. Este es el reto de la izquierda, lograr la unidad. AMLO les dirá que no, ya verá usted.

Así las Cosas, hasta pronto.