Así las cosas...

El relevo

Sin duda siempre a medio camino los presidentes hacen ajustes en su equipo, pero normalmente son cambios originados por cuestiones políticas. Pero en esta ocasión, según dicen los especialistas, es por cuestiones económicas. Aunque yo le puedo decir que también políticas.

Lo primero es decir que Emilio Lozoya Austin deja Petróleos Mexicanos (Pemex) porque la relación con el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, no era buena. El presidente Enrique Peña Nieto manda a un economista, José Antonio González Anaya, al rescate económico de la disminuida paraestatal, hoy convertida en una empresa del Estado mexicano.

La renuncia o relevo de la secretaria de Salud, Mercedes Juan López es una incógnita, porque hasta hace un mes y medio, en la última encuesta realizada por medios para medir el desempeño de los funcionarios, Mercedes Juan aparecía en tercer lugar, solo debajo de los secretarios de Defensa, Salvador Cienfuegos Zepeda, y de la Marina, Francisco Soberón Sanz.

Derivado de estos cambios se mueven piezas del ajedrez de Videgaray-Meade. Al dejar José Antonio González Anaya el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en donde hizo un extraordinario papel, para ir a Pemex. Llega al IMSS Mikel Arriola Peñaloza, quien fungía como titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS). Ambos funcionarios están ligados a la dupla Videgaray-Meade y con ello este grupo político sale fortalecido.

En contraparte, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, anunció la adopción de "medidas preventivas" para enfrentar la volatilidad financiera internacional, incluido un recorte al gasto federal para 2017, un ajuste financiero a Pemex y la contratación, de nueva cuenta, de coberturas petroleras para garantizar los ingresos públicos el año próximo. Además sigue en firme el despido de unos 25 mil empleados públicos lo que, le aseguro, no será del todo bien recibido.

Son acciones tal vez necesarias, solo el secretario lo sabe, pero sí le aseguro que son muy poco populares y, en este año de elecciones, no es lo recomendable.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) resolvió el asunto de 11 candidatos sin ningún problema todos de unidad, pero como lo anticipamos en este espacio el caso Quintana Roo se está complicando. Carlos Joaquín González renunció al PRI y acusó al gobernador Roberto Borge de provocar una fractura al interior de ese partido. "No puedo quedarme viendo la descomposición del estado, de sus recursos naturales, culturales, financieros, la forma en la que se gobierna, con un autoritarismo total, con una falta de democracia total, donde lo que más se reclama es el respeto a los derechos humanos", acusó en entrevista.

Además Carlos Joaquín seguramente será el candidato de la alianza del PRD-PAN al gobierno del estado y este toro sí será duro de lidiar. Así las cosas, hasta pronto.