Así las cosas...

La reforma en turno…

Hoy lo tocó al tema energético. El Senado de la República aprobó y seguramente en estos momentos está la discusión en la Cámara de Diputados sobre el tema pero lejos de ello, la sociedad mexicana se ha enfrascado en una discusión como pocas ocasiones. Las opiniones están divididas.

El haber transformado por completo nuestras leyes para la inclusión o participación de la iniciativa privada en el monopolio del Estado, instaurado hace 76 años, y transformar las empresas iconos de administración pública federal en empresas productivas, ha provocado opiniones encontradas entre la sociedad.

Sin duda estimado lector, nuestro país necesariamente debe y tiene que transformarse a los tiempos modernos globalizadores, porque de lo contrario estaremos destinados al estancamiento.

Debemos de entender y ver responsablemente la verdadera situación de nuestro país. Lo más grave es que la mitad de los mexicanos están en situación de pobreza. Esto es inadmisible y no solo eso, peligroso.

Así las cosas le digo que el único camino para salir adelante es creando fuentes de empleo. Trabajo para todos y en todos los sectores. El gobierno no puede crear esos empleos que se necesitan, sería crecer en burocracia, como sucedió en los últimos 12 años, pero sí puede crear las condiciones para que se den.

Esta reforma como otras acciones del Presidente Enrique Peña Nieto van en ese camino. Tal vez no se entienda así porque queremos ver los resultados ahora.

Esa es la polémica instalada con el argumento que se está vendiendo la riqueza de los mexicanos, que se está dando reversa a la expropiación petrolera y que nos estamos alineando a los intereses norteamericanos. Debemos ser fríos y pensar en lo que viene.

El hecho que participe la iniciativa privada en varios rubros de la energía en nuestro país será beneficio para el consumidor. No se verá mañana pero sí pronto. Cuando usted tenga la posibilidad de elegir entre tres, cuatro o diez empresas que le surtan, gas, electricidad, gasolina, necesariamente por la competencia tendrá que haber una mejora de precios, como sucede en muchos otros países.

De que nos ha servido mantener un monopolio del Estado en el tema del petróleo. Una empresa con 150 mil empleados y pérdidas calculadas en 9 mil 300 millones. Lo único que obtuvimos fue crear un monstruo que no supieron administrar y solo lo exprimieron para beneficios políticos y muchos personales. Con esta reforma como fue enviada por el Senado a la Cámara de Diputados la Secretaría de Energía, recupera el liderazgo en la materia y será la autoridad máxima, como siempre debió de ser.

Por desgracia debemos de reconocer que la creación de más burocracia no es bueno y se ve mal. Vamos a darles el beneficio de la duda, como se los dimos a los panistas con su "changarro" para todos y la guerra contra el narco, pero seguramente será motivo de rechazo por algunos partidos, que argumentarán la innecesaria robustez de la burocracia y sin embargo pedirán cortar los privilegios al sindicalismo. Lo comentaremos la próxima semana.