Así las cosas...

Las nuevas leyes y los berrinches…

Sin la presencia de la izquierda y sin debate, en sólo dos horas que puede ser récord con un procedimiento legislativo inédito, el PRI, PAN y el PVEM aprobaron en comisiones del Senado los cuatro dictámenes en materia energética con más de 250 modificaciones propuestas por los panistas y pactadas con el gobierno federal. Los turnaron al pleno en sesión de periodo extraordinario.

Los temas de ocupación temporal, en petróleo, gas shale y electricidad son los temas más controvertidos. En la explotación energética, cero expropiaciones, la palabra o término fue sacado del texto.

El dictamen contiene más de 3 mil 500 reservas, entre éstas más de 250 impulsadas por acción Nacional, que se da por satisfecho con los cambios aprobados, que en total suman cerca de 500 al proyecto presidencial.

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión aprobó el inicio de un periodo extraordinario de sesiones en el Senado con las que sean necesarias, sin descartar los días sábado y domingo, para aprobar el paquete de leyes secundarias del sector energía.

Está previsto que cada sesión del pleno tenga una duración de 12 horas, de 9 a 21 horas, de acuerdo con el jefe de la fracción priista, Emilio Gamboa Patrón.

El coordinador del PAN, Jorge Luis Preciado, dijo que la intención es sesionar de jueves a domingo para concluir todo el trámite y que la Cámara de Diputados pueda resolverlo en comisiones y en el pleno la semana próxima.

El líder perredista en el Senado, Miguel Barbosa, pidió que el periodo extraordinario sea sólo jueves, viernes, lunes, martes y miércoles, en sesiones de 12 horas. Rechazó que su grupo vaya a tomar la tribuna; aunque no se descarta, no sería la primera vez ni la última.

Los perredistas están fuera de sincronía con su líder nacional que sólo hace berrinches y poca política...

El gobierno federal inició la batalla contra la obesidad, sobre todo infantil. El titular de la Cofepris, Mikel Arriola dio a conocer que desde el martes está prohibido transmitir publicidad de refrescos, chocolates, dulces y botanas en horarios infantiles de televisión y en las proyecciones de películas para niños.

El anunciante que así lo haga se hará acreedor a una multa de un millón 400 mil pesos y en el caso de las salas de cine, hasta su clausura o cierre temporal.

Estimado lector esto además de saludable es necesario porque nuestro país es el número uno en obesidad infantil. Si no hacemos algo, como esto y más, nuestro futuro como país es de gordura y con todo lo que implica. Bien por la medida.

Así las Cosas, hasta pronto.