Así las cosas...

La línea de Marcelo

Nunca se imaginó Marcelo Ebrard que lo que llamo su obra del sexenio que lo iba a perdurar en la historia y la vida política de la ciudad de México, hoy es su Waterloo, la Línea 12 del Metro. Luego de hacer el "pancho" porque nunca le permitieron hablar, Ebrard busca a como dé lugar tomar la palabra en escenarios que le permitan la mayor difusión a su defensa. Finalmente, si no cambia nada, hoy viernes estará en la Cámara de Diputados ante la comisión encargada del caso.

Y la verdad es que, como todo acusado, tiene el derecho de defenderse o, cuando menos, de decir su verdad. Desde luego que no hay mucho que explicar, porque la comisión creada en la Cámara de Diputados, luego de recibir un minucioso estudio mandado hacer por el gobierno del Distrito Federal, dice lo mismo que los estudios de Systra: "La Línea 12 se construyó con trenes equivocados, sobre vías equivocadas y con un trazo equivocado". Así las cosas, en este asunto creo que no hay mucho para dónde hacerse.

Pero con los movimientos que realizó Marcelo Ebrard consiguió lo que no había podido hacer desde hace muchos meses: tener el apoyo del PRD y AMLO, quienes afirman que esto es una jugada de Los Pinos y los priistas, cosa que los deja muy pero muy mal parados, porque no se acuerdan, o no quieren acordarse, de que el estudio lo mandó hacer el gobierno del DF, es decir, Miguel Ángel Mancera, que no quiso ser tapadera de nadie, sino actuar con responsabilidad y sensatez para evitar una tragedia de grandes magnitudes y, por ello, celebro su actuación.

Pero mire usted la contundencia de los datos y le comento solo algunos. La línea 12, llamada Dorada, estaba presupuestada con un costo inicial de 12 mil millones de pesos y terminó costando 22 mil millones, de los cuales 60 por ciento fueron de recursos federales. Ahí tenemos la foto de Marcelo Ebrard con Felipe Calderón.

Además, los trenes no sirven tampoco, entonces el gasto asciende a 44 mil millones de pesos y solo en estudios para determinar que se hizo mal en la Línea 12 el gobierno del DF ha gastado 72 millones de pesos, más 100 millones de pesos más en renta de autobuses para cubrir el tramo que dejó de funcionar y dar el servicio a los ciudadanos. Hasta la fecha nadie se puede explicar como Mario Delgado, secretario de finanzas en el gobierno de Marcelo Ebrard, firmó un contrato con un costo global de tres veces de su costo inicial. Estos datos todos son provenientes del estudio dado a conocer por la comisión especial investigadora del tema en la cámara de diputados.

Marcelo Ebrard tiene la responsabilidad de explicar lo que sinceramente se antoja inexplicable y espero que hoy Marcelo haya podido hacerlo en el Palacio de San Lázaro y nos saque de tantas dudas. Lo cierto es que hoy la línea Dorada no sirve y el gasto en ella continúa.

Así las cosas, hasta pronto.