Así las cosas...

Otros intereses…

La semana pasada en estas líneas advertimos sobre intereses ajenos infiltrados en el movimiento estudiantil con profesionales de la violencia que buscan desestabilizar al gobierno.

El presidente Enrique Peña Nieto tiene razón. Quieren desequilibrar su gobierno. Dijo que han advertido que en las protestas violentas que se han dado al amparo del dolor y la consternación social, "a veces no está claro el objetivo".

"Pareciera que respondieran a un interés de generar desestabilización, de generar desorden social y, sobre todo, de atentar contra el proyecto de nación que hemos venido impulsando", indicó el primer mandatario.

Y las evidencias abundan, las hemos conocido casi diariamente a través de los medios de comunicación.

Existen una o varias manos que mecen la cuna de la desestabilización. El presidente Peña Nieto también tiene razón en que en el tema de la "casa blanca" es parte del complot. Sin embargo, su esposa Angélica Rivera salió a dar una explicación. El Presidente ha puesto a la disposición su declaración patrimonial completa.

Vale la pena apuntar que el asunto de dicha propiedad adquirida por su esposa, fue en el sexenio pasado motivo de difusión por parte de miembros del PAN, con el propósito de perjudicar la campaña del entonces candidato y no tuvieron éxito. Es decir la ficha ya existía ¿po rqué sacarlo ahora?

La respuesta es sencilla, opacar el éxito del Presidente y su partido ante la contundencia que sacaron la reformas estructurales, con miras a provocar un enfrentamiento, acusar al gobierno de represor y si todavía se diera un muertito, pues mejor para ellos, como lo quisieron hacer el primero de diciembre de 2012, durante la toma de protesta del presiente Enrique Peña Nieto.

También no podemos dejar de ver las próximas elecciones; busca el priismo ganar la mayoría absoluta y, por lo tanto, tendría el control del Congreso, cosa que hace cuatro sexenios no sucede. Las causas pueden ser estas u otras. Existe una mezcla muy peligrosa en todo esto aderezada con alto índice de inhumanidad. Aquí estamos hablando de grupos vinculados con la delincuencia organizada, guerrilla, narco e intereses muy poderosos que son los que han financiado estas manifestaciones, hechos y agresiones aprovechando el dolor y la lucha legítima de los estudiantes.

Hemos insistido en esta colaboración sobre la creciente descomposición de la sociedad mexicana. En general no queremos achacar a un solo sector y, por desgracia, hemos avanzado hacia la inhumanidad. Vemos hoy con frialdad impresiónante hechos o casos que hace 20 años nos hubiésemos escandalizado y que hoy forma parte de las notas diarias de los periódicos o noticieros. Guerrero uno de ellos. Debemos hacer un alto en nuestra existencia como seres humanos y buscar respuestas y soluciones para enmendar nuestra actitud. Hablo en plural y como humanidad porque esto no solo es de nuestro país sino en el mundo. Así las cosas, hasta pronto.