Así las cosas...

El gran problema de México…

Cuál cree usted que es el problema principal de nuestro país para crecer y desarrollarnos a todo vapor. Cualquiera pudiera pensar que la inseguridad, el narco, la delincuencia. Pues no, es la corrupción.

Corrupción, inseguridad e ineficiencia de la burocracia son los principales lastres para los negocios, según registra el ranking de Competitividad Global 2015 del Foro Económico Mundial, WEF por sus siglas en inglés. De acuerdo con el documento México está ubicado en el sitio 57 y en ese tipo de países la corrupción es el principal factor que el WEF considera que impide el crecimiento de la competitividad.

El análisis señala que en materia de inseguridad e ineficiencia de la burocracia, estos ocupan el segundo lugar. En cambio, en las diez naciones más competitivas del mundo, la corrupción no es un factor que preocupa a empresarios y a expertos para hacer negocios, es la última causa de los 16 factores que mide el Foro Económico Mundial como los asuntos más problemáticos en la materia.

Especialistas consultados coincidieron en que, si bien un país como México es capaz de atraer capitales, si no se resuelven las cuestiones de corrupción e inseguridad, las inversiones serán de baja calidad y no producirán los efectos deseados sobre el desarrollo del país.

Este es el problema eterno de nuestro país. Es una pena pero es la verdad. La corrupción somos todos, dice el dicho popular refiriendo a una campaña política que hace unas décadas gano una presidencia de la Republica. Algo debemos hacer.

En tanto, el recién ratificado gobernador del Banco de México, Agustín Carstens Carstens dice que la estabilidad no es suficiente para crecer y tenemos que crear fuentes de crecimiento a través de reformas, es decir, las ya hechas. En ese tono lo que nos dice el señor jefe del Banco central es que nos pongamos a chambear.

Otro asunto que es primordial para los fines de desarrollo es la legalidad, la aplicación de la Ley como norma esencial y prioritaria. En nuestro país no se aplica la ley a cabalidad. Y lo vemos todos los días, desde la mordida en el crucero de la esquina con un agente de tránsito o en una megalicitación gubernamental.

Son piedras, rocas diría yo, en el camino de México para su pleno y franco desarrollo, para las aspiraciones de algún día seremos del segundo mundo, porque del primero nos falta mucho más .

Por lo pronto los señores diputados luego de rechazar en unanimidad y lo celebro, el presupuesto solicitado por el INE y su presidente Lorenzo Córdova de mil 200 millones de pesos para edificar una nueva cede con 14 niveles en dos torres, debatieron la Ley de Ingresos de la Federación para el año que entra. La cancha está en la Cámara de Senadores. Por cierto, la diputada federal Carolina Monroy muy activa con sus colegas.

Así las Cosas, hasta pronto.