Así las cosas...

Se fue y se equivocó…

El Partido de la Revolución Democrática vive la crisis más profunda de su historia, no solo por los hechos de Guerrero sino ahora por la renuncia del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas y que seguramente le seguirán algunos más.

Cárdenas se va del partido que fundó hace 25 años. El ingeniero manifiesta "profundas diferencias" con la dirigencia que encabeza Carlos Navarrete sobre el rumbo político de la institución y a quién públicamente pidió y casi exigió su renuncia y del Comité Ejecutivo Nacional. La respuesta fue no y lo invitaron a reunirse.

A través de una carta que envió siete horas después de reunirse públicamente con Carlos Navarrete, en las instalaciones del partido en la ciudad de México, Cárdenas Solórzano advierte: "El PRD ya no es útil al país". En la misiva asegura que su renuncia es con carácter de irrevocable.

El encuentro entre Cárdenas y Navarrete sólo quedó en un ejercicio en el que cada uno planteó sus consideraciones sobre la crisis por la que atraviesa el partido. Nadie convenció al otro y creo que ambos no hicieron mucho para solventar las diferencias.

Por su parte el senador Miguel Barbosa, que en algún momento comulgó fielmente con "Los Chuchos", afirmó que el partido se encuentra en una crisis de identidad al haber perdido al "último de los baluartes" del instituto político, por lo que vaticinó un descalabro electoral en el 2015, además de una desbandada de militantes. Le damos la razón.

En tanto Jesús Zambrano, ex presidente del Sol Azteca critica la decisión del ingeniero Cárdenas al considerar que su renuncia ya estaba premeditada y finalmente el diálogo público que se dio con el presidente nacional del PRD, Carlos Navarrete, no sirvió de nada. Solo fue política.

Otro que no descarta abandonar las filas del PRD es Leonel Godoy. En entrevista el ex gobernador de Michoacán expuso que la renuncia de Cárdenas al PRD debilitará aún más a la izquierda y le facilitará el camino a la derecha, y al mismo tiempo afectará la pluralidad política que existe en México. En esto último no estamos de acuerdo.

A la par de la renuncia del ingeniero Cárdenas, trasciende y se publica que "presunto lavador" financió campaña de ese partido en Tamaulipas en 2007. Leonel Rodela admite haber abierto dos cuentas bancarias en HSBC, en las que ingresaron 17 millones 283 mil 66 pesos, dinero que, asegura, fue destinado a la campaña perredista en 2007. Esto complica más la imagen.

Carlos Navarrete, recién llegado y elegido por gran mayoría, fue recibido con el asunto de Iguala y la ola de descrédito que ello ocasionó. No le dieron tiempo ni de sentarse en su silla, cuando tuvo que enfrentar el incendio.

Hoy Cuauhtémoc Cárdenas, pide la renuncia de Navarrete y que se convoque a elecciones nuevamente en donde esten representadas todas la corrientes. Exactamente como fue la elección pasada.