Así las cosas...

El Regreso…

Sucedió lo que debía suceder. Luis Videgaray Caso regresó al gabinete para encargarse de lo que era inevitable, las relaciones con el nuevo Gobierno de los Estados Unidos. Lo que fue en su momento un grave error, hoy se convierte en un acierto.

El Presidente de la Republica nombró a Luis Videgaray secretario de Relaciones Exterior de su gobierno en sustitución de Claudia Ruiz Massieu, quien solo hizo su trabajo, pero hoy en aras de una buena relación con los vecinos del norte, era insostenible y sobre todo cuando el presidente electo, Donald Trump, ya mostró lo que trae en su agenda.

En medio de la agitación social por el gasolinazo con asaltos y violencia, más de 250 detenidos y un policía muerto en una jornada de robos y saqueos sin precedentes en 79 tiendas de autoservicio, de conveniencia, y electrodomésticos, principalmente en la Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Michoacán y Veracruz, según la ANTAD, se da la llegada de Videgaray.

En este clima incómodo, raro y completamente atípico, Videgaray toma posesión y pide ayuda al cuerpo diplomático: "No soy un diplomático, vengo a aprender", les dijo y llamó a funcionarios del servicio exterior a trabajar con ahínco, "en un momento en que México nos necesita a todos más que nunca".

La verdad es que Videgaray regresa a los primeros planos pero con una prueba dificilísima y casi como el salvador del país, ante el gobierno entrante de los Estados Unidos.

Estimado lector pienso que son más "show" las amenazas que se ven en el futuro de las relaciones bilaterales, que lo que en realidad se dará. Sí habrá una revisión de las relaciones, y sobre todo las comerciales, pero no debemos asustarnos, sino tomar las cosas con calma. La tarea de Videgaray está dictada, sí logra hacerla bien, será el hombre a seguir, ojo.

Como lo anticipamos en este espacio, el próximo día 15 de enero habrá consejo político del PRI en el estado y seguramente ahí sabremos el nombre del candidato. El subsecretario Agricultura, Ricardo Aguilar Castillo, formalizó su aspiración a la candidatura del PRI y confía en que será una competencia libre, sin dados cargados. Dice ser "100 por ciento peñista", pues su vida política la ha realizado cerca del Presidente; ambos fueron legisladores locales, se desempeñó como secretario del Trabajo cuando éste fue Gobernador y como dirigente del PRI mexiquense.

Así las Cosas, hasta pronto.