Así las cosas...

Reformas

Finalmente la reforma energética salió adelante. Con 354 votos en favor y 134 en contra, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general, y sin turno a comisiones legislativas, la minuta de la reforma constitucional en materia energética. Entre gritos, golpes, acusaciones, empujones y connatos de enfrentamientos, diputados del PRI, PAN, Verde y Nueva Alianza la avalaron; los del PRD, Movimiento Ciudadano y PT votaron en contra.

"¡México, México!", gritaron priistas y panistas. "¡Traidores, traidores!", respondieron desde otras bancadas. Entre empujones de legisladores, al término de la sesión, la diputada Karen Quiroga (PRD) asestó un puñetazo en la cara a su colega Landy Berzunza Novelo (PRI). Manlio Fabio Beltrones (PRI) acusó la incapacidad e insuficiencia de los coordinadores de PRD, PT y MC, Silvano Aureoles, Alberto Anaya y Ricardo Monreal, para controlar a los diputados que clausuraron el salón de sesiones con cadenas y candados, "y cuando no tienen la autoridad para comunicarse con sus bancadas, es la hora que el pleno diga lo que hay que hacer".

La reforma madre está en la mesa y faltan las leyes secundarias que será otra batalla. El PRI, PAN, Verde y asociados sacaron adelante la reforma, que ha causado grandes diferencias no solo entre los partidos políticos, también entre la sociedad. Cambios constitucionales a los artículos 25,27 y 28.

La entrega del petróleo, los energéticos, las empresas punta de nuestro país desaparecerán, Pemex y la CFE, acusa la oposición y dudan los ciudadanos preocupados por el tema.

La reforma tiene muchos candados en este sentido, para evitar precisamente la privatización y la entrega de empresas y recursos naturales. Falta información a la sociedad y por ello hay preocupación.

Se propone crear el Fondo Mexicano Petrolero para administrar los ingresos de empresas que participen en el sector y la Comisión Nacional de Hidrocarburos que será la encargada de llevar a cabo las licitaciones y transparentar los contratos. Faltan explicaciones, sobre todo en el tema de los contratos. Las esperaremos.

No puedo dejar de mencionar la intervención de la senadora Layda Sansores que, para pronto, mando a todos los que votaron a favor a privatizar a su progenitora, en un discurso muy a su estilo personal.

Otra reforma aprobada fue la Política, que desaparece al IFE y nace el INE.

Este drástico cambio la verdad no le veo un sentido práctico. Van hacer lo mismo con algunas incorporaciones de nuevas atribuciones y funciones del INE.

Los cambios obligados por el nombre, implica gastar millones y millones de pesos en la imagen gráfica, papelería, rotulación de unidades tanto móviles como fijas y reponer todas la credenciales del IFE que tenemos los ciudadanos.

Así las Cosas, hasta pronto.