Así las cosas...

Reforma contra la impunidad

El presidente de la Republica Enrique Peña Nieto dio un gran paso al entrar en vigor en esta semana la nueva Ley Anticorrupción, que representó una reforma constitucional que busca parar a las empresas tramposas mediante la creación de nuevos tribunales independientes.

En el acto de promulgación de la reforma, el titular del Ejecutivo nacional dijo que es una reforma contra la impunidad, cosa que aplaudimos porque este feo sentimiento de la impunidad está causando estragos en la sociedad mexicana y es una exigencia acabar con ella.

Las sanciones podrán consistir en multas económicas y hasta la inhabilitación para participar en adquisiciones, arrendamientos, obras públicas y servicios, además de que se incorporará la figura de extinción de dominio para los casos de enriquecimiento ilícito.

La nueva reforma constitucional creará un Tribunal independiente con facultades para sancionar no solamente a funcionarios, sino también a aquellos empresarios que caigan en alevosía durante las contrataciones públicas, según advirtió el titular de la Secretaría de la Función Pública, Virgilio Andrade.

Y esto cae como anillo al dedo dado que en esta semana que concluye se arreció el escándalo sobre el caso de supuesta corrupción en la empresa de origen español OHL en la concesión del viaducto Bicentenario y el Circuito Exterior Mexiquense.

Este asunto es muy serio, al grado que la SCT solicitará a Función Pública realizar auditorías sobre los contratos vigentes que tiene con la empresa Obrascón Huarte Lain México (OHL), en el que se involucra el grado de complicidad del gobierno del Estado de México con funcionarios como el ex secretario de Comunicaciones, Apolinar Mena Vargas.

Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, explicó que solicitó las auditorías de los contratos que están vigentes con OHL México para cuidar la credibilidad de la dependencia. "En el fondo (queremos) dejar claro hacia la opinión pública que (...) no nos han metido gol, y si nos metieron gol, que afronte su responsabilidad quien lo metió, y si se dejó alguien que lo metiera, que quede claro".

En tanto en España el presidente y jefe máximo de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, en junta de accionistas de la empresa, dijo que el escándalo de las grabaciones que conectan a varios directivos de México con sobornos a políticos y jueces "es una campaña de difamación y calumnias con grabaciones manipuladas". Sin embargo, confesó estar "avergonzado" por el comportamiento del directivo Pablo Wallentin, aunque aseguró que seguirá invirtiendo en México.

Todo esto queda a tono con la nueva ley anticorrupción en donde empresa y funcionario, según las grabaciones, están hasta el cuello. Veremos que hace Virgilio Andrade y sus resultados pero sobre todo sus acciones.

Por fin las campañas se acaban y con ello el suplicio de los 25 millones spots que nos tuvimos que escuchar, con muy pocas propuestas.

Así las cosas, hasta pronto.