Así las cosas...

Reflexionar…

Dos de los tres partidos políticos grandes están en momentos difíciles. Dos partidos sin presidente, porque renunciaron sus líderes a consecuencia de los resultados electorales y de "fuego amigo" dentro del instituto.

El PRI y el PRD pasan por momentos de reacomodos y de reflexionar, tanto los mensajes de dentro como de los ciudadanos. Ambos líderes, Manlio Fabio Beltrones del PRI como Agustín Basave del PRD, hombre congruentes con su ideal y posición política, tomaron la decisión de retirarse porque simplemente las condiciones internas del partido y decisiones tomadas no coinciden con su ideal. Así de fácil.

El fondo del mensaje de ambos líderes tiene que ver con los cacicazgos internos en el caso, malas decisiones de gobierno tanto interno como externo y los mensajes mandados por la ciudadanía en las elecciones recientes.

Es momentos de reflexionar, de revisar, dice Manlio Fabio Beltrones, en su discurso del que bien vale la pena rescatar algunos conceptos. Por ejemplo cuando dice: "estamos obligados, como nunca antes, a escuchar la voz y reclamos de los ciudadanos, de todos ellos, votantes priistas o por otros partidos, que exigen mejores resultados en sus gobiernos y combate a la corrupción e impunidad, donde quiera que esta se encuentre". Hay que decirlo fuerte y claro: en muchos de los casos los electores dieron un mensaje a políticas públicas equivocadas o a políticos que incurrieron en excesos, que no tuvieron conductas transparentes y que no actuaron de manera responsable y aquí citó a Luis Donaldo Colosio: "lo que los gobiernos hacen, sus partidos lo resienten".

El priista después, en entrevistas de radio, insistió en que es necesario hacer algo contra quienes traicionaron al partido y dejó claro contra quién sea el responsable y aquí es donde se refiere al "fuego amigo".

Los nombres para sucederlo siguen en los pasillos. El senador Emilio Gamboa él solito se descartó, se incorporó a Alfonso Navarrete, Miguel Ángel Osorio, que a pesar de que tiene mucho trabajo lo siguen nombrando y Ricardo Aguilar Castillo, que tiene la experiencia y confianza de su jefe, ante la importantísima y estratégica elección del año que entra en el Edomex, que el PRI tiene que ganar sí porque sí.

El caso de Agustín Basave también queda claro su diferencia cuando dice en su discurso de despedida: "El PRD no está listo para una dirigencia como la mía" y no existen las condiciones estatutarias "ni de cultura política" para continuar frente a un partido en el que no se tiene la mayoría para poder gobernar. De inmediato el grupo dominante en el PRD que arrebató el mando a AMLO y lo echó, conocidos como "los Chuchos", en voz del presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, publicó una carta en la que rechaza los señalamientos que hizo Basave. Zambrano asegura que Basave busca justificar su salida de la dirigencia nacional perredista y que siempre se le apoyó. Fuego amigo otra vez. Así las Cosas, hasta pronto.