Así las cosas...

Puede que histórico…

Han existido presidentes de nuestro país que se han distinguido por acciones para llevar a México a mejores niveles de desarrollo, pero también los han existido en sentido contrario.

Miguel Alemán, presidente de 1946 a 1952, se distinguió por llevar a nuestro país a la industrialización. En aquel entonces se hacían negocios por todo el territorio. También le debemos al "Presidente amigo", como le decían, la creación de Ciudad Universitaria y, por supuesto, ciudad Satélite.

Hoy, el presidente Enrique Peña Nieto ha dado un paso importantísimo para el desarrollo de nuestro país a mediano y largo plazo. Firmó el decreto con el cual se destinarán 7.7 millones de millones de pesos para la infraestructura durante los próximos cuatro años.

Esta es una inversión sin precedente para la creación de infraestructura en México y cuyo objetivo es detonar el crecimiento económico. Se contempla invertir en acciones para los servicios de comunicaciones y transportes, energía, obras hidráulicas, vivienda, turismo y por primera vez el rubro salud, en donde se invertirán 72 mil 800 millones de pesos, de los que una buena parte saldrán de la iniciativa privada.

Con este programa se busca combatir la pobreza y ampliar los horizontes de vida de los mexicanos, principalmente en la zona sur-sureste de la república mexicana.

Es importante para el desarrollo de México contar con buenas y suficientes carreteras que nos conecten de norte a sur y este-oeste, buenos puertos mercantes y turísticos que permitan el movimiento de mercancías y la llegada de turistas. La infraestructura es un rubro tan importante para el despegue de la economía nacional en todos sentidos.

Por ello es que le insisto que la decisión del presidente Peña Nieto, de dotar de infraestructura a México, puede ser la obra más importante de este siglo para el país. Necesitamos tener herramientas modernas y acordes con la época, si queremos despegar.

Los asuntos políticos están casi de cabeza. La política en el Congreso de la Unión está desfasada. Las leyes que debieron estar listas no lo están y existen cerca de 100 iniciativas durmiendo el sueño, no de los justos sino de los flojos.

Por otra parte, los procesos de renovación de las dirigencias en el PAN y PRD han complicado las cosas. Los líderes de los partidos en las cámaras, claro amarillos y azules, están distraídos en los procesos impulsando a sus gallos. Le anticipo: En el PAN va a ganar Gustavo Madero y en el PRD Carlos Navarrete. Esto todo.

Así las Cosas, hasta pronto.