Así las cosas...

Pliego al senado…

Sin duda el asunto de Iguala y los acontecimientos que de ello se han derivado han puesto a México en los ojos del mundo. Los caminos que hemos transitado como nación han sido muy duros. La opinión pública ha sido severa, tajante y demandante.

Existe confusión y mala información sobre los asuntos legales y responsabilidades del caso. El gobierno de Iguala y el de Cocula son responsables inmediatos de los hechos del 26 de septiembre en Guerrero.

El gobierno federal, al atraer el caso, tomo responsabilidad, que sin bien le corresponde como máxima autoridad, en principio no era su ámbito sino del fuero común.

Pero el esfuerzo hecho para esclarecer el caso ha sido sin comparación con otros asuntos. Hemos insistido sobre la intromisión de manos externas en el asunto.

La lucha de padres , familiares y amigos de los muchachos desaparecido sin lugar a dudas tiene su sentido de ser.

Son de resaltar las declaraciones del secretario de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz cuando dice que han manipulado a los padres de familia de los muchachos desaparecidos y cito: "Me llama la atención y me enoja más que manipulen a los padres de familia", expresó en una reunión con reporteros. Agregó que estos personajes que aparecen en televisión "cerrando caminos" y buscando la suspensión de las elecciones en Guerrero aprovechan la situación para mal informar de los avances de las investigaciones del gobierno federal sobre la desaparición de los estudiantes.

El secretario de Marina, Soberón Sanz, que cuya seriedad y prudencia se dejó ver desde el incio de su nombramiento, lamentó que existan personas que lucren con el dolor de los padres. Cosa que, por supuesto, está pasando.

El almirante secretario hizo un comentario que me parece de la mayor importancia y que los medios no han reparado en ello. Dijo: la verdad es que desde que empezó esto, el gobierno federal se ha dedicado con toda intensidad utilizando todas las herramientas que tiene para esclarecer los hechos, detener a los culpables y que todos reciban su merecido.

Y así ha sido, sin embargo la sociedad y la opinión pública, como siempre y es normal, se ha volcado al apoyo de los familiares que buscan a los desaparecidos.

Y un reflejo de ello es la entrega al Senado del pliego petitorio de los familiares de los 43 normalistas, en el que exigen la desaparición de poderes en Guerrero y cancelar el proceso electoral del próximo año en la entidad. Este es un vivo ejemplo a lo que se refiere el almirante Soberón Sanz. Los familiares de los desaparecidos llamaron a los legisladores "corruptos", "insensibles", "indignos", "mentirosos", "hipócritas" y los hicieron corresponsables de la tragedia.

Por lo pronto Miguel Barbosa, presidente de la mesa directiva, sostuvo que darán respuesta a los planteamientos de los familiares de los normalistas antes de que concluya el periodo de sesiones.

Claro, se van de vacaciones.

Así las cosas, hasta la semana que entra.