Así las cosas...

Nota de ocho en el mundo…

Quieran o no, México fue nota de ocho columnas en el mundo con la captura de Joaquín Guzmán.

Lejos de comentar la forma de cómo fue capturado, nos ocupa el día de hoy el fondo de lo que significa. Se dice que definitivamente es un triunfo para el gobierno de Enrique Peña. Sin duda lo es.

Muchos otros aseguran que fue un trato con el propio Guzmán y que su figura fue inflada por mucho para que cuando se capturará fuese el impacto mucho mayor para el gobierno en turno.

Otros dicen, que se me hace todavía más inconcebible, que es una cortina de humo para ocultar las verdades que entrañaran las leyes secundarias de las reformas constitucionales, sobre todo en el tema del petróleo. Ésta sí me parece fantasiosa.

Y otra más todavía más increíble, ligada a la anterior, que no es el Chapo sino un sustituto y por ello toda la explicación dada sobre los pruebas y estudios que se le realizaron, que resultó sí ser.

Será el sereno. Lo cierto es que la pregunta es: ¿porqué antes no se pudo capturar? Lo cierto, con hechos, es que en el gobierno foxista el Chapo salió por la puerta grande de la cárcel, Calderón declaró la guerra y ahí tenemos las consecuencias en Michoacán, que para efectos prácticos se complicó más que si no hubiera declarado tal batalla.

Los de a pie dicen: los panistas lo dejaron salir y los priistas lo vuelven a meter. Es el Vox Populi.

Sin duda representa un golpe mediático, pero también representa la prueba que sí se quieren hacer las cosas y así lo vio el mundo, sobre todo en el mundo del norte donde de inmediato levantaron la mano para solicitar una extradición.

Hoy existen muchas preguntas para los ciudadanos luego de que ya vimos que la impunidad y las libertades en todos sentidos, existen en nuestro sistema justicia.

¿El Estado mexicano tiene la capacidad para mantener a Guzmán bien resguardado?; ¿se tiene la capacidad para que no vuelva a suceder una fuga?, ¿el sistema judicial de nuestro país podrá llevar a cabo un proceso sin vicios? Esas son las preguntas que nos hacemos y no hay repuestas. Veremos...

Las elecciones de las dirigencias del PAN y PRD empiezan a dar más de qué hablar. Todo parece indicar que en los azules solo irán Gustavo Madero y Ernesto Cordero. Oliva y compañía se van a retirar. Josefina Vázquez Mota, la mejor posicionada no quiere participar, y no se manifestado por alguien.

Los amarillos quieren y piden una tregua al moribundo IFE, para posponer sus fechas, lo cual nos dicen que los del poder no se han puesto de acuerdo.

Así las cosas, hasta pronto.