Así las cosas...

Fin del pacto...

El pacto por México, instrumento político de negociación de primer orden para el gobierno de la República, está en peligro de fenecer.

El objetivo principal de esta mesa de negociación creada en los primeros momentos del gobierno de Enrique Peña Nieto a escaso un año de vida, creo estimado lector que ha llegado a la mayoría de edad y está por acercarse a su fin, dado que los partidos políticos que negociaban en ella, ahora lo hacen en el Congreso.

Las reformas estructurales de primer orden para el gobierno federal ahora se discuten en el Legislativo. La Reforma Educativa y el presupuesto se delinearon en la mesa del Pacto.

Hoy la Reforma Política y Energética están en el Congreso. Los partidos han mostrado su interés pero como siempre, no se ponen de acuerdo y no quieren regresar, sobre todo el PAN y el PRD a la mesa del Pacto para platicar. Quieren negociar en el Congreso para hacer modificaciones que les beneficien. Ambos partidos están en campañas.

La reforma política impulsada por Acción Nacional avanzó muy a fuerzas. El PRI y el PAN se aliaron en este tema y prácticamente esta reforma está terminada, hoy seguramente quedará aprobada.

El asunto de la creación del INE, en lugar del IFE parece que ya pasó y se creará una especie de engendro con un poquito de cada quien, todo con la finalidad de quitarles Poder a los gobernadores en el manejo de las elecciones.

La reelección seguramente pasará pero no para aplicación inmediata como quería el PAN sino hasta la siguiente Legislatura y como es reforma constitucional, esto abrirá la puerta para que Congresos locales y presidentes municipales también se reelijan. La segunda vuelta de elecciones le aseguro que no pasará. Este es un asunto que el PRI, que dejará pasar.

La reforma más importante que es la Energética es la que terminará por desaparecer el Pacto por México. El PAN y el PRI van casi de la mano, pero el PRD no cederá su posición bajo el argumento que el petróleo y los energéticos se entregarán bajo el concepto de contratos compartidos.

Esta situación hará que el PRD se retire y con ellos la reforma terminará discutiéndose y parchándose en el Congreso. Los tiempos son inciertos con respecto a su terminación. Yo creo estimado lector que no saldrá en este periodo ordinario de sesiones sino hasta el año que entra, lo cual desfasa los tiempos previstos por el Gobierno Federal.

Los habitantes del Distrito Federal en especial en el sur de la ciudad, en Tlalpan piden, ruegan porque el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera volteé a la delegación y vea en las condiciones desastrosas en que se encuentra. Ojalá se dé una vuelta.