Así las cosas...

Estudiantes o que…

La semana pasada este espacio se dedicó a la situación por la que atraviesa nuestro país. Hoy insistimos en ello y el grado de descomposición social que vivimos.

El caso de Iguala, Guerrero, y la necedad del gobernador de aferrarse al puesto, es increíble y dañina para la imagen en la política y la nación misma.

El miércoles miles de mexicanos, en su mayoría estudiantes, marcharon en protesta por lo ocurrido en Iguala. Todos somos Ayotzinapa, fue la frase de la marcha. Resuena la indignación. Cunden protestas en México, EU, Europa y AL por este caso. Paro y multitudinaria movilización de universitarios en el DF. Padres de los normalistas dan dos días de plazo al gobierno para que aparezcan. Estudiantes marchan al Zócalo; exigen la salida de Aguirre Rivero.

Los autores intelectuales del homicidio de seis personas, de las lesiones a 25 más y de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, fueron el alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa, concluyó la PGR en su investigación iniciada hace 18 días, que estableció que el móvil fue disuadir violentamente a los estudiantes para evitar que empañaran el festejo de Pineda Villa con motivo de su informe de actividades.

Jesús Murillo, titular de la PGR, así lo informó, relató la forma en que se operó y detalló la participación de los policías de Iguala y de Cocula, así como su colusión con los Guerreros Unidos. La investigación incluyó el testimonio de 52 detenidos, incluido Sidronio Casarrubias Salgado, líder del grupo. Murillo Karam recordó la cercanía que de años atrás tenía el alcalde José Luis Abarca con integrantes del crimen organizado, así como el parentesco de Pineda Villa con los operadores financieros de lo que fue el Cártel de los Beltrán Leyva.

Aunado a ello con las declaraciones del sacerdote Solalinde vemos el alto grado de descomposición cuando narra que fueron asesinados y luego incinerados cuando aún algunos estaban vivos. Esto es inaceptable por el lado que usted quiere ver.

Por otro lado, la necedad de Ángel Aguirre de no dejar el puesto es increíble. Dice que no quiere salir como asesino. Desde luego que no lo es pero sí es el responsable de los hechos y hoy en día de las protestas en el estado donde se quemaron dos palacios municipales y una plaza comercial.

Una comisión de senadores tratará de convencerlo de pedir licencia para despresurizar la situación y calmar a la sociedad. Creo que la salida de Aguirre no resolverá el problema pero sí bajará la presión mientras la PGR encuentra a los muchachos.

El PRD, que lo postuló, está dividido en este tema. hay quienes dicen que salga, otros que salga pero nombrar a un perredista y Aguirre que no se va. Angel Aguirre se equivoca y al final se irá con una imagen más manchada que lo que ya está. Ojalá sus compañeros de partido, que lo llevaron al puesto lo convenzan de pedir licencia.

Así las cosas, hasta pronto.