Así las cosas...

Elecciones 2016, lucha encarnizada

Mañana inicia formalmente el proceso electoral en nuestro país para elegir a 12 gobernadores, 388 diputaciones locales y 965 ayuntamientos, 149 curules de representación proporcional, que nueve partidos políticos se disputarán mil 365 cargos en total.

La renovación de al menos 10 municipios de suma importancia también será pieza clave en los comicios próximos. Con base en el padrón electoral de las entidades que renovarán gubernaturas el 5 de junio próximo, entre los municipios de mayor peso político se encuentran Chihuahua, Ciudad Juárez, Durango, Gómez Palacio, Culiacán, Mazatlán, Reynosa, Matamoros, Oaxaca y Tuxtepec.

En Baja California, donde se elegirán alcaldes y Congreso local, merece atención especial porque el PRI tiene el pie opresor de Fernando Castro Trenti ex senador, exdiputado y actual embajador de México en Argentina quien no da margen a la permeabilidad de cuadros, no deja pasar a los políticos jóvenes con arraigo. Además el PRI en la capital Mexicali experimenta una candidatura ciudadana con Antonio Magaña, que no es oriundo de ahí y que no cuenta con el ánimo y apoyo ciudadano sino por el contrario, a pesar de ser un comentarista de Radio y TV conocido, pero no con una buena imagen, lo cual augura un rotundo fracaso. En Baja california el PRI puede recibir tremendo revés, puede perder todo, se puede salvar Ensenada y Tijuana, si bien le va.

Los estados con gran competencia son Quintana Roo, Durango, Tamaulipas, Chihuahua y Zacatecas. Los estados en los que se esperan dificultades son Veracruz, Aguascalientes, Sinaloa, Puebla Tlaxcala y Oaxaca. En Puebla y Veracruz el PAN va con todo. En Oaxaca el PRD está creciendo, en Zacatecas está firme y en Aguascalientes y Sinaloa el PRI se está posicionado bien.

Se juegan carreras políticas para el 2018. Los líderes de los partidos PRI Y PAN y gobernadores dependen mucho de los resultados obtenidos para dar el siguiente paso en su carrera.

Por ejemplo, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle busca ganar el corredor Veracruz, Puebla y Oaxaca, que representa 18 por ciento de los votos nacionales. En Veracruz el gobernador Javier Duarte se juega prácticamente todo, que es muy poco lo que le queda. Manlio Fabio Beltrones se juega su futuro político más no su permanencia en el liderazgo.

Hay mucho en juego más allá de los mil 365 puestos de elección popular. El partido que más arriesga es el PRI, porque es el que más puestos de elección popular tiene actualmente y por ende si no gana o no retiene lo que tiene, es el que más pierde. Pero también es el que más gana porque postula más hombres que todos los partidos, ya sea bajo sus siglas o bajo otras y para prueba un ejemplo: de los 12 estados donde se elegirán gobernadores en 9 son políticos ligados al PRI , con sus siglas o bien que hayan cambiado de partido como el caso de Quintana Roo y Veracruz. Eso lo vemos cada proceso electoral, los clásicos "Chapulines". Así las Cosas, hasta pronto.