Tras bambalinas

"El panfleto del rey y su lacayo"

Desde siempre el teatro, y el arte en general, ha sido reflejo de la sociedad en la que se genera. Todos los temas: amorosos, políticos, íntimos, sociales, económicos, trascendentes, insulsos, históricos, actuales, todos son susceptibles de estar en un escenario.

Como dice Susana Alexander, que de teatro sabe mucho por su amplia experiencia desarrollada en todas las áreas de esta labor, para que se produzca la maravilla del teatro solo se necesita un alguien que tenga algo importante que decir a alguien que lo quiera escuchar.

Actualmente hay en la sala Xavier Villaurrutia unos alguienes que tienen algo muy, realmente muy interesante qué decir.

Se trata de una obra que surge del momento sociopolítico por el que pasa nuestro país, y del que Cutberto López, como dramaturgo, y Angélica Rogel, como directora, extraen la esencia y la transforman en una hilarante farsa que es irreverente y provocadora desde su título: El panfleto del rey y su lacayo.

De esta manera se presenta la misma obra en su programa de mano: “En un país pleno de violencia y pobreza, cuyo nombre puede ser cualquiera, un rey ejerce el poder en forma irracional, hasta que en un sueño se devela quién le arrebatará el trono. El rey huye acompañado de su incondicional lacayo, quien durante toda la obra trata desesperadamente de llegar al trono. El mundo de quienes nos gobiernan se refleja en forma burlesca y desenfadada. En la obra, se muestra la lucha descarnada por el poder y en forma muy directa se hace alusión a la violencia física y verbal en que éste se manifiesta”.

Abusos, arbitrariedades, corrupción, servilismo, burocracia, asesinatos, son algunos de los asuntos que se abordan en esta obra, con tanto humor y desenfado, que lo único que queda es reírse ante este gran espejo en el que se convierte el escenario, y las actuaciones de Raúl Adalid y Tizoc Arroyo, quienes como siempre están estupendos en su trabajo.

Junto a ellos un aplauso para Sergio Robledo en el acompañamiento musical.

El teatro es una gran lupa que se pone sobre los temas que hay que ver. Aquéllos que como ciudadanos, como mexicanos, pero principalmente como personas, tenemos que ocuparnos.

Las funciones de El panfleto del Rey y su lacayo son los jueves y viernes a las 20 horas, sábados a las 19 horas y domingos 18 horas, y concluye su temporada el 3 de noviembre.