Tras bambalinas

'Los que sobran'

A mi familia, con amor

Conocí a Adrián Vázquez en el hoy memorable montaje Más pequeños que el Guggenheim. ¡Qué buen actor!, pensé entonces. Luego tuve el gusto, enorme, de ver Wenses y Lala, en la que además de actuar, Adrián brillaba como dramaturgo y director.

En los últimos dos años he podido ver su trabajo, sobre o abajo del escenario, y cada vez me gusta, me convence más. Siempre hay en sus montajes una propuesta estética, artística, social, política… sin olvidar, gracias a dios, lo meramente teatral y lo divertido.

Las últimas dos semanas del año él y la compañía Los tres tristes tigres llenaron el escenario central del foro Shakespeare de talento y creatividad con el montaje de Los que sobran, escrita y dirigida, brillantemente, por Adrián Vázquez.

Los que sobran, título maravilloso y conmovedor cuando durante la obra el público entiende a qué se refiere, cuenta la historia de cinco amigos a los que la vida va uniendo sin razón aparente hasta convertirlos en inseparables.

Sin más escenografía que cuatro sillas, que se convierten en todo lo que hace falta, se va contando esta historia como un gran rompecabezas de tiempos y espacios. Pasado y presente se alternan al igual que sitios, momentos y situaciones, pero con tanto acierto que en ningún momento se pierde la continuidad. Qué buen trabajo de Adrián Vázquez como dramaturgo, la historia es conmovedora, divertida, impredecible, y se va armando frente al espectador que se siente parte de la trama al irla siguiendo y dando forma al tiempo que va sucediendo.

A eso se suma su muy atinada y certera dirección de escena, cuidando cada detalle, el ritmo, los tonos. Esto se logra gracias al trabajo de cinco muy buenos actores jóvenes que no paran un segundo en esta vertiginosa puesta en escena en la que uno no para de reír, de conmoverse y de verse reflejado. Ellos son: Diego Martínez Villa, Israel Sosa, Pamela Ruz, Laura García y Lariza Juárez. El convulso México de hoy está reflejado en Los que sobran, una excelente puesta en escena que muestra la madurez artística de su autor y director Adrián Vázquez, y que merece hacer una temporada más larga en nuestra ciudad.

Feliz 2017; lleno de salud, amor y teatro.  

hugohernandez@mejorteatro.com