Tras bambalinas

‘Los ojos’

La costumbre te ensordece, es una de las muchas contundentes y muy atinadas frases que pronuncia el personaje central de la obra Los ojos, una relectura de la clásica historia de Marianela, aquella novela de Benito Pérez Galdós publicada en el ya muy lejano 1878.

La trama de ese texto, lectura obligada en la secundaria y la preparatoria, gira en torno a Marianela, una chica fea (poco agraciada, dirían los cursis), quien cuida a Pablo, un joven guapo y rico, pero ciego de nacimiento. Ante la posibilidad de que él recupere la vista, gracias a una operación, surge la duda, y la consecuente tragedia: ¿qué actitud tomará él ante la fealdad de su enamorada?

Esa anécdota se mantiene en Los ojos; sin embargo, está en un segundo plano, más bien como pretexto para hablar de otras muchas cosas, que en boca de Natalia, la madre de Marianela, resultan ocurrentes, chispeantes, y ciertas a rajatabla.

La soledad, la responsabilidad de los padres frente a los hijos, las segundas oportunidades amorosas para los adultos, la búsqueda de la propia felicidad por encima del qué dirán, la gratitud, la autoestima…

Escrito por Pablo Messie, argentino avecindado en Madrid, Los ojos es ejemplo claro y contundente de un buen trabajo de actualización y adaptación de un texto clásico para hacerlo atractivo y afín a las inquietudes y gustos del público de hoy.

Extraño resulta, al principio, encontrarse con una historia en la que Nela (Marianela) pasa a un segundo plano; sin embargo, conforme avanza la trama las cosas van cayendo en su sitio y empieza a quedar claro que la protagonista, más allá de la cuidadora y el ciego, es esa mujer que habla, habla y habla, sin filtro alguno, y dice todo lo que piensa, a favor y en contra de todos, incluso de sí misma.

Buen trabajo del director Cristian Magaloni, me encantó el arranque, que no contaré para no arruinárselo al futuro espectador; así como del resto de los creativos: Miguel Moreno (escenografía), Isaac Weisselberg (iluminación), y Daniel Adissi, David Trice y Noemí Maldonado (música).

Y muy buen desempeño actoral de Sara Nieto, como la dicharachera y muy atinada madre; Assira Abbate, Roberto Beck y Ana Kupfer.

Los ojos, que insisto, va mucho más allá de una historia de ciegos, se presenta todos los martes en el Foro Lucerna, en la colonia Juárez.

hugohernandez@mejorteatro.com