Tras bambalinas

‘La crítica teatral en México’

En la página 13 del recientemente publicado volumen 2 del libro La crítica teatral en México. Pasado, presente y futuro, Benjamín Bernal, su autor, incluye un recuadro que bien vale la pena comentar.

“Algunas ideas metodológicas de la crítica teatral” es el título de ese recuadro, que se divide en cuatro columnas, que engloban los siguientes temas: 1) La crítica debería…; 2) Cuál es su misión; 3) ¿Hay diferentes niveles de críticos?; y 4) Qué deberían tener o hacer.

A diferencia del cine, que parece ser tiene más formas de aprenderse y aprehenderse, el teatro ha contado siempre con menos expertos para hablar de lo que sucede en un escenario.

Aventados, animosos, villamelones hay muchos. Es fácil decir lo que me gusta o lo que no me gusta, como cualquier espectador, pero qué se debe tener, qué se debe saber, cómo se debe comunicar… ahí está el secreto, que en realidad no lo es tanto pues como bien lo resume Benjamin Bernal en el ya citado recuadro: se requiere de talento, preparación y constancia.

El libro reúne ensayos, críticas, columnas y entrevistas elaboradas por Bernal a lo largo de 35 años de trabajo y es un panorama muy ilustrativo de lo que se ha visto en la escena mexicana, desde lo más clásico hasta lo más innovador, de lo culto a lo comercial, de lo sublime a lo fallido…

Una crítica sobre una versión musical de Hamlet, estelarizada por Jaime Garza y Alejandro Tomassi, dirigida por Salvador Garcini, de finales de 1984, abre la sección correspondiente, que cierra con una nota sobre el primer seminario de crítica teatral, realizado en Querétaro a mediados de la década de los 90.

También dedica un apartado a entrevistas con figuras de la escena mexicana en distintas actividades, como actores, directores, dramaturgos escenógrafos, entre los que se encuentran Susana Alexander, Ignacio López Tarso, David Antón, José Luis Ibáñez, Juan José Gurrola, Adalberto Martínez ‘Resortes’, Rafael Solana, Víctor Hugo Rascón Banda, Alejandro Luna...

Asimismo, incluye otros dos útiles cuadros sinópticos, uno sobre las formas y los géneros de la crítica periodística, y uno más en torno a temas y estilos teatrales. Cierra este texto con una breve reseña de lo que es la APT (Agrupación de Periodistas Teatrales) que fundó Emmanuel Haro Villa, y que hoy preside el mismo Bernal.

Para los amantes del teatro, he aquí una muy grata publicación… Ser o no ser un buen crítico, he ahí el dilema.

¡Feliz Navidad a todos!

hugohernandez@mejorteatro.com