Tras bambalinas

Fiesta en ‘La estética del crimen’

Únicas 12 semanas y corta temporada, son frases que en la actualidad acompañan el título de muchas obras que se publicitan en la cartelera.

No extraña que así sea, pues es sabido por mucha gente, que la temporada más difícil para el teatro es la que sigue al regreso a clases. Septihambre es como conocen los teatreros a ese fatídico mes, que se extiende a octubre, y empeoró dada la difícil situación económica que vivimos, a la que sumamos los recientes desastres naturales que afectan al país.

Ante este sombrío panorama resulta muy alentador que una comedia que no tiene otro objetivo que hacer reír, en serio a carcajada plena, se mantenga en cartelera y celebre 200 funciones ininterrumpidas, que significan ocho meses de temporada, o sea, cerca de 35 semanas de éxito.

Se trata de La estética del crimen, sin duda la puesta en escena MÁS DIVERTIDA, así con mayúsculas, de la cartelera.

La anécdota de esta puesta en escena es sencilla: la cotidianidad de una afamada estética se ve interrumpida cuando en el departamento contiguo se comete un crimen, que convoca a dos singulares policías para realizar la investigación en la cual están implicadas cuatro personas, aún más singulares.

Hasta aquí la puesta es divertidísima, pero la acción se vuelve una locura irrefrenable, de carcajada absoluta y continua, cuando los policías inician la reconstrucción de los hechos con ayuda de los testigos que tienen a la mano: los espectadores.

Dos horas de medicina pura, de terapia absoluta, de catarsis plena, en la que arriba y abajo del escenario abundan las risas y las sorpresas, pues como es fácil suponer los actores son maestros de la improvisación, listos, preparados y más que talentosos para hacer frente y salir airosos de lo que el público observa y dice en cada función.

Una improvisación, cabe apuntar, que es resultado de una larga preparación y de muchos, muchísimos ensayos, que garantizan una calidad impecable en todo momento.

Bravo al talento y la entrega del brillante elenco: Montserrat Marañón, Miguel Conde, Carlos Rangel, Michell Rodríguez, Mario Alberto Monroy, Omar Medina, Luz Aldán, Fernando Villa y Dalilah Polanco.

Y felicidades también al equipo creativo y de producción que encabezan Rina Rajlevsky, David Ahedo y Morris Gilbert.

Corra a ver La estética del crimen, su corazón y su estado de ánimo se lo agradecerán. 

 hugohernandez@mejorteatro.com