Tras bambalinas

"Antes te gustaba la lluvia"


Una larga pared blanca, cuatro sillas y cuatro lámparas con una luz mortecina componen la escueta escenografía en la que sucede la acción, la terrible acción, que cuenta la obra Antes te gustaba la lluvia.

Y es que no se necesita más. El centro de esta puesta en escena está en otro lado.

Original de la holandesa Lot Vekemans, Antes te gustaba la lluvia plantea el reencuentro de una pareja 10 años después de su separación, ocurrida poco después de la muerte del pequeño hijo de ambos.

Una década de recuerdos, rencores, explicaciones, odios, dolor, soledad, resignación… es lo que encuentra esta pareja, que tiene que transmitir y proyectar  todos estos sentimientos al público en los escasos 90 minutos que se prolonga la función.

Para lograrlo se necesita de dos actores inmensos, y aquí los hay; y de un director capaz de sacar lo mejor de ellos, sin que la puesta en escena se convierta en un melodrama telenovelesco.

Arcelia Ramírez, Juan Manuel Bernal y Hugo Arrevillaga Serrano integran este triángulo, para el cual solo una palabra hace justicia: perfecto.

Si mal no recuerdo, la última vez que vi juntos a Arcelia y Juan Manuel en un escenario fue en El caballero de Olmedo, hace cerca de tres lustros, en un inolvidable trabajo de la Compañía Nacional de Teatro, en la que ambos estaban estupendos.

Hoy, a aquel talento han sumado la experiencia, con lo que el público experimentará una de esas ocasiones únicas en el teatro; que evidentemente se logra, también, gracias a la mano maestra del director, quien también es otro en relación a Canción para un cumpleaños, que marcó su debut profesional en estas tareas.

Hoy Hugo Arrevillaga es uno de los referentes más sólidos del teatro mexicano actual, y cada uno de sus trabajos son esperados con anhelo.  Aquí, lo juro, nadie saldrá decepcionado. 

Terrible, sí; pero también muy ilustrativa, pues Antes te gustaba la lluvia, opera como una gran lupa a través de la cual podemos ver no solo la tragedia que viven los personajes, sino también la que nos ronda a nosotros, pues el teatro es, a fin de cuentas, reflejo de lo que la humanidad vive día a día.

Corta será la temporada de Antes te gustaba la lluvia (por cierto, que título tan atinado y conmovedor), así que no se la pierda. Se presenta de viernes a domingo en  el Foro Shakespeare, en la calle de Zamora 7, a dos cuadras del metro Chapultepec.  

hugohernandez@mejorteatro.com