Tras bambalinas

Un gran teatro en Santa Fe

Dicen los especialistas en teatro que las grandes verdades se dicen en las comedias. Es este género el que permite la mayor empatía con los espectadores y gracias a esto el mensaje llega de manera más efectiva.

Por ello, paradójicamente, las comedias son mucho más profundas que otros géneros; sin embargo, para soportar verdades tan drásticas, hay que hacerlo en medio de carcajadas.

Esta simple reflexión viene a cuento, porque acabo de ver en el mismo espacio teatral tres obras en las que no paras de reír, pero que tienen un enorme trasfondo, que permite a su público adentrarse en historias profundas y conmovedoras, en medio de una catarata de carcajadas.

Este sitio es el Teatro Banamex Santa Fe, ubicado dentro de una pequeña plaza llamada Zéntrika, a un costado del Centro Comercial Santa Fe, el más grande de AL, por lo que la afluencia de gente es realmente impresionante.

Ahí vi tres verdaderas joyas que no deben perderse:

Martes: Wenses y Lala. Una historia de amor a la vida que sucede en un escenario materialmente vacío, en el que sobre una banca de madera los dos personajes de esta historia esperan sentados a que los espectadores ocupen sus lugares, para platicar con ellos.

Considerada por muchos como la mejor obra mexicana de 2015, Wenses y Lala cuenta con el brillante trabajo de Teté Cuevas y Adrián Vázquez, quien también es autor y director de la misma.

Jueves: Singular desde el título mismo, Sucia y muy chingona historia de amor es un alarde de talento en el que Ana González Bello y Manuel Calderón se multiplican brillantemente en diversas áreas. Ella como coautora y actriz, y él como coautor, codirector y actor.

La trama es aparentemente simple e irrelevante: un hombre y una mujer se conocen, tienen un intento de relación que va desenrollándose entre tropiezos, hasta un final inesperado. Sin embargo, la construcción le va dando un tono y un estilo diferente y fresco que es realmente disfrutable.

Viernes a domingo: Los bonobos es sin duda la comedia más exitosa y premiada del teatro francés de los últimos años, que cuenta la historia de tres amigos, uno ciego, otro sordo y otro mudo, que cansados de pagar por tener encuentros sexuales, emprenden una iniciativa que provoca una serie de hilarantes situaciones.Éste es el último fin de semana para disfrutar de Los bonobos... y reír y reír y volver a reír.


hugohernandez@mejorteatro.com