Tras bambalinas

"El curioso incidente del perro a la medianoche" (II y última)

Conocí a Luis Gerardo Méndez en la obra Dramarama, escrita y dirigida por Juan Ríos, y recuerdo que su actuación me dejó tan buen sabor de boca que no dudé en recomendarlo unos días después con mi amiga Claudia Romero, quien, desesperada, buscaba un actor para dar vida al ahora famoso Colate, de Hoy no me puedo levantar.

Gracias a aquel musical (que por cierto en breve regresará a escena), los ojos de mucha gente se posaron sobre el trabajo de Luis Gerardo, quien sin duda brillaba con luz propia en un montaje que marcó el inicio de una nueva etapa en su carrera, que lo ha colocado hoy como uno de los mejores actores de su generación, como se puede comprobar una vez más en su magistral interpretación del personaje de Christopher en El curioso incidente del perro a la medianoche.

Magistral, sin duda, porque Luis Gerardo llena el personaje de detalles, de vida, de sentimientos medidos, exactos. Gracias a su talento, y evidentemente también al trabajo del director Francisco Franco, Luis Gerardo ha creado a un adolescente real, de carne y hueso, con el que el público conecta a plenitud.

Afectado por el síndrome de Asperger, este personaje es una tentación para la exageración y el lucimiento fácil, y la dupla Méndez-Franco se ha contenido para entregarnos un  trabajo realmente estupendo.

Ver a Luis Gerardo ahora es recordarlo en trabajos como Pass-word, The Pillowman, No sé si cortarme las venas odejármelas largas, Avenida Q, o Las relaciones sexuales de Shakespeare y Marlowe, y ver que cada una de ellas ha sido un peldaño de ascenso en su aún joven, pero ya muy sólida trayectoria.

Y si de solidez hablamos, hay que aplaudir también a Cecilia Suárez, Rebecca Jones, Alejandro Camacho y Luz María Aguilar, quienes redondean el trabajo de Luis Gerardo, y sin divismos y muy gentilmente se ponen al servicio de la obra y de un personaje que se come a todos los otros.

De igual manera bravo al ensamble-coro que da vida y dinamismo a cada momento de esta puesta en escena que nadie debe perderse. Y bravo de verdad, porque cada uno de los integrantes de ese ensamble es un joven actor con una preparación y una sólida trayectoria y que han encabezado elencos en otros montajes, como Bernardo Benítez, Erwin Veyta o Ramón Cadaval, solo por mencionar a tres.

hugohernandez@mejorteatro.com